Los ayuntamientos del Pirineo acotan la presencia de autocaravanas en las calles a la espera de la ley autonómica

Jaca y Sallent de Gállego modifican sus ordenanzas para que estos vehículos no aparquen en las vías urbanas salvo en las zonas autorizadas. Benasque habilitará otro parquin y Alquézar aguardará la nueva norma. 

Autocaravanas ocupando una acera en la calle Tierra de Biescas de Jaca.
Laura Zamboraín

El primer verano de pandemia popularizó la autocaravana para ir de vacaciones y la tendencia a viajar y pernoctar en lugares turísticos con estos vehículos así como en caravanas y furgonetas camper sigue al alza. Ante su masiva presencia en las calles y espacios urbanos no habilitados para ello, muchos ayuntamientos de la provincia han empezado a tomar medidas para frenar este presión e impedir problemas de movilidad y convivencia. Otros prefieren esperar a la ley autonómica que se está redactando.

El Ayuntamiento de Jaca acordó en el último pleno la modificación de la Ordenanza Municipal Reguladora del Tráfico, Movilidad y Seguridad Vial para prohibir a las caravanas, autocaravanas y cualquier tipo de vehículo adaptado para vivienda o pernoctación estacionar en la red viaria urbana, salvo en las zonas autorizadas y señalizadas y en las condiciones que se fijen.

Durante este puente del Pilar son muchos los visitantes que acuden a Jaca con este tipo de vehículos, lo que ha provocado que el área destinada a este uso, en la zona de Membrilleras, esté al máximo de su capacidad y que opten por aparcar en otras zonas.

"No es que se prohíba aparcar a las caravanas y autocaravanas en Jaca, sino que tendrán lugares específicos para ello"

La concejala Olvido Moratinos ha explicado que la modificación de la ordenanza entrará en vigor cuando se reciban las señales solicitadas, que indicarán cuáles serán las zonas donde podrán estacionar. La edil ha aclarado que "no es que se prohíba aparcar a las caravanas y autocaravanas en Jaca, sino que tendrán lugares específicos para ello", y se evitará que estacionen en calles céntricas o con más afluencia de gente.

El Ayuntamiento de Sallent de Gállego también ha aprobado inicialmente la ordenanza reguladora del estacionamiento de autocaravanas, que limitará la pernocta a la zona equipada, según ha subrayado su alcalde Jesús Gericó. Se trata de un espacio de 56 plazas que dispondrá de agua, luz y vigilancia. Tendrá un coste de 10 euros, más otros 5 si se usa la toma de luz. Además, el municipio tiene un aparcamiento para autocaravanas y coches en la entrada del pueblo, que dispone de vaciado de aguas grises y llenado a agua gratuitos.

El aparcamiento acondicionado para autocaravanas en la zona de Membrilleras, en Jaca, está al completo este puente.
Laura Zamboraín

Benasque cuenta ya con una ordenanza reguladora para el estacionamiento de las caravanas, pero su presencia en la zona se han disparado de una manera exponencial, lo que hace insuficientes los espacios existentes para albergarlas. El Ayuntamiento ha empezado a trabajar en un estudio de movilidad que prevé habilitar un nuevo parquin para estos vehículos (se baraja uno de 120 plazas) que se sume al actual, con 18. El alcalde, José Ignacio Abadías, ha comentado que serán necesarias «inversiones muy importantes para sacar adelante este proyecto», que se quiere incluir en los fondos europeos dentro del epígrafe de la ‘movilidad limpia’ y de la construcción de párquines disuasorios para sacar las caravanas del casco urbano.

Alquézar

Alquézar, por su parte, opta por esperar a que el departamento de Turismo de Aragón redacte la ley que regule el estacionamiento de autocaravanas antes de tomar alguna medida sobre la limitación del estacionamiento de estos vehículos en los párquines públicos, como han hecho otras localidades. El alcalde, Mariano Altemir, reconoce que desde 2019 se ha incrementado su presencia.

La localidad no tiene aparcamientos específicos para autocaravanas, que utilizan el parquin público de la zona más alta del pueblo, destinado a coches y no cuenta con los servicios necesarios. Algunos acuden a los dos cámpines existentes. La mayor afluencia de estos vehículos se da en verano, aunque en Semana Santa ya empiezan a llegar.  

Por otro lado, desde la plataforma Alquézar Sostenible piden que el Ayuntamiento ordene el tráfico en el casco urbano, ya que la gran afluencia de turismos, especialmente este verano, ha generado problemas de movilidad para los vecinos y atascos. Solicitan que la circulación dentro del centro histórico sea de un único sentido, se limite a los residentes y carga y descarga y que se establezcan zonas para restaurantes.  Y sobre la zona de aparcamiento, proponen que se establezca una tarifa para estacionar.

Con respecto a la presencia de autocaravanas, este colectivo vecinal pide que se cree un espacio propio "cumpliendo la normativa específica, con unos servicios mínimos, zona de evacuación de aguas (grises y negras), toma de luz y agua". "Estos servicios tendrían que tarifarse y supondrían ingresos para el Ayuntamiento", han añadido.

Bolea, que pertenece al municipio de La Sotonera (en la comarca de la Hoya de Huesca), ha habilitado un área de autocaravanas con 13 plazas para regular el estacionamiento de estas, que aparcaban en la entrada del pueblo. Ofrece recarga para vehículos eléctricos.

 

Etiquetas