sanidad

Tres comarcas de Huesca retroceden a la fase 2 de la desescalada por los brotes de Zaidín y Binéfar

Aragón, con 33 positivos, aglutina el 26,4% de los contagios nacionales y es la comunidad más afectadas. Salud Pública prevé un pico de transmisiones en los próximos días y recomienda reducir la movilidad.

Varios brotes detectados en los últimos días en la provincia de Huesca han provocado el retroceso de tres comarcas –Bajo Cinca, Cinca Medio y La Litera– a la fase 2 de la desescalada. Los últimos datos facilitados por Salud Pública, con 33 casos positivos en Aragón, sitúan a la Comunidad, por segunda jornada consecutiva, como la más afectada actualmente por la crisis sanitaria. Unas cifras que se prevé que aumenten en los próximos días, cuando se cuente con todos los resultados de las pruebas PCR hechas recientemente.

Los brotes en la zona de Fraga y alrededores, Binéfar y también Monzón despertaron a final de la pasada semana las alertas en el Departamento de Sanidad y, tras unos días de análisis, la consejera Sira Repollés decidió que las comarcas de Bajo Cinca, Cinca Medio y La Litera regresaran a la segunda fase de la desescalada. La transmisión se ha producido en compañías como La Espesa, pero también, puntualizó, en núcleos familiares o comunitarios. El domingo, en esta empresa hortofrutícola se hicieron 178 pruebas PCR y test serológicos, de los cuales se espera que un volumen importante puedan dar positivo. El alcalde de Monzón, Isaac Claver, confirmó este lunes 6 contagios localizados en tres familias. Se tratan de temporeros del sector de la fruta, la mayoría trabajadores de La Espesa. Todos se encuentran confinados y en buen estado de salud. 

"Estamos en la fase ascendente de la curva epidemiológica", confirmó la consejera, quién detalló que estos brotes "están multiplicando entre 10 y 20 veces la incidencia en estas comarcas". El director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, detalló que este brote es "cuantitativa y cualitativamente" muy importante porque si no se aborda, se corre el riesgo "de perder el control de la transmisión comunitaria en un territorio". A última hora de este lunes, el Ayuntamiento de Caspe informó de la detección de un foco de positivos que está siendo controlado por Salud Pública.

A la cabeza de España

En solo cuatro días –del jueves pasado a este lunes– se han contabilizado 69 nuevos contagios de coronavirus en la provincia de Huesca, donde se encuentra actualmente el mayor foco de covid-19 de España. Salud Pública registró este lunes 33 nuevos positivos en la Comunidad, de los cuales 24 corresponden a las tres comarcas oscenses que actualmente se encuentran en la segunda fase de la desescalada. Estas cifras sitúan, por segundo día consecutivo, a Aragón como la comunidad con mayor volumen de nuevos contagios y ya aglutina más del 26% de los positivos diarios que se detectan a través de las pruebas PCR, que son la que confirman que el virus está todavía activo en la persona. Este martes se prevé que se hagan más test masivos en los centro sanitarios de Fraga y Binéfar, entre otros.

Una de las directrices marcadas por Salud Pública a estas comarcas es que deberán reducir la movilidad con las zonas periféricas al mínimo imprescindible. La consejera apeló a la "responsabilidad" individual puesto que no tienen autoridad para impedirlo tras haberse levantado el estado de alarma. El presidente aragonés, Javier Lambán, también recalcó la importancia del compromiso social: "Estos rebrotes pueden producirse en cualquier otro lugar si los ciudadanos y empresas no actúan con responsabilidad". En su cuenta de Twitter aseguró que el Salud es "capaz de hacer frente a cualquier emergencia".

Ante esta situación, Falo explicó que se sigue el protocolo marcado: identificar y diagnosticar a los contagiados y posteriormente hacer lo mismo con sus contactos. Enfatizó que la mayoría de los nuevos positivos corresponden a población joven, casos débiles y muchos de ellos asintomáticos: "Estamos abordando el brote en un momento muy inicial".

El gerente del Salud, Javier Marión, explicó que las capacidades asistenciales de la zona están "a plena actividad" y solo hay seis camas ocupadas en planta y una de uci. "La idea es que los ingresos se produzcan en el hospital de Barbastro", enfatizó, al tiempo que recordó que la planta de pacientes covid cuenta con un total de 30 plazas. "Creemos que es suficiente y en el caso de que no lo sea, se pondrá en marcha el plan para la reescalada", aseveró.

Situación "controlada"

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, se mostró este lunes preocupado ante los brotes detectados en la provincia oscense y que han obligado a que tres comarcas retrocedan a la fase 2 de la desescalada. En concreto, en una entrevista concedida a la Cadena Ser se refirió al foco detectado en una empresa hortofrutícola –La Espesa– ubicada en Zaidín.

Aseguró que se encuentra "bajo control" y que el domingo estuvo en contacto con la consejera aragonesa Sira Repollés. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, también confirmó que se mantuvieron contactos con Cataluña por si este brote hubiera afectado a la provincia de Lérida, limítrofe con la zona afectada. Aseguró que, de momento, no hay evidencia de ello, como tampoco de que los focos detectados en Lérida se hayan trasladado a Aragón.

Simón tildó de "valiente" y "oportuna" la decisión del Gobierno de Aragón de regresar a tres comarcas a la segunda fase. "Se han implantado acciones de forma muy oportuna y confiemos en que el resultado sea el esperado", destacó. Por su parte, el ministro Illa defendió que el foco fue detectado con "mucha precocidad y contundencia".

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias enfatizó que actualmente se está haciendo "un esfuerzo" por detectar todos los casos de coronavirus. "Aunque no estemos llegando al 100%, en esta fase de la epidemia estamos detectando mucho más de lo que podíamos hacer antes", subrayó. Desde su percepción, esto permite que se esté en una situación "mejor" para "detectar precozmente los brotes" que puedan darse, como es el caso oscense, que en estos momentos es "el que tiene más relevancia".

Explicó que aunque en un principio estaba asociado a trabajadores de una empresa, "los temporeros y residentes de la zonas han generado pequeños brotes familiares". "Es una zona en la que hay que tener muchísimo cuidado ahora", puntualizó, al tiempo que hizo hincapié en que se "están haciendo pruebas a todos los contactos". "La nueva normalidad implica que ya no nos tenemos que preocupar por una transmisión general, solo por los brotes que se puedan ocasionar", recordó.

Etiquetas