Los damnificados por la tragedia la aérea de Germanwings exigen mayores compensaciones

Los familiares de las víctimas han modificado su querella colectiva ante un tribunal estadounidense para incluir entre los demandados al grupo Lufthansa.

Homenaje a los fallecidos en los Alpes franceses en el tercer aniversario del siniestro de Germanwings.
Efe

Familiares de víctimas de la tragedia aérea de Germanwings de 2015 han modificado su querella colectiva ante un tribunal estadounidense para incluir entre los demandados al grupo Lufthansa, matriz de esa aerolínea de bajo coste, y elevar la cuantía de las compensaciones que pedían, informan este lunes medios alemanes.

La denuncia por negligencia se cambió a finales del año pasado, según la emisora de radio pública regional WDR, que cita a Elmar Giemulla, abogado de los familiares de algunas de las 150 víctimas del siniestro, entre ellos 47 españoles y 72 alemanes.

Originalmente, la querella se dirigía solo contra la escuela de pilotos de la aerolínea alemana Lufthansa en Arizona (EE.UU.), la Airline training Center Arizona (ATCA), donde obtuvo su título Andreas Lubitz, el copiloto que estrelló a propósito, según los investigadores, el vuelo de Germanwings entre Barcelona y Düsseldorf (Alemania) el 24 de marzo de 2015 cuando sobrevolaba los Alpes franceses.

Lubitz sufrió una depresión grave durante su formación en este centro estadounidense y sólo pudo concluir sus estudios y recibir su licencia de piloto tras un permiso extraordinario de la escuela, como estableció la investigación posterior.

Además, los demandantes exigen 30.000 euros más por damnificado sobre los 10.000 euros que la compañía aérea asegura que ya ha pagado a cada familiar directo.

Asimismo, tras recibir 25.000 euros por víctima mortal -la denominada compensación heredable- exigen otros 25.000 por este concepto.

La querella se interpuso en 2016 ante un tribunal de Arizona en busca de las compensaciones que prevé la legislación estadounidense, más generosas que las prescritas por la alemana.

La denuncia fue rechazada en un primer momento y el tribunal sugirió a los demandantes que acudiesen a la justicia alemana, pero, cuando ésta rechazó el caso, el juez estadounidense lo retomó.

Las investigaciones llevadas a cabo por las fiscalías francesa y alemana concluyeron que Lubitz estrelló deliberadamente el avión aprovechando la ausencia momentánea del piloto de la cabina y tras bloquear la puerta de acceso.

Según se reveló tras la tragedia, Lubitz había pasado en los años anteriores por unas 40 consultas médicas por diversos trastornos psíquicos, tenía tendencias suicidas y estaba el día de la catástrofe de baja médica, lo que había ocultado a sus superiores.

Etiquetas