Juanpi, Diéguez y Galán, tres jugadores polivalentes para la SD Huesca

Las últimas incorporaciones llegadas a las filas azulgranas pueden aportar soluciones en varias posiciones.

Javi Galán: “Hay plantilla para salvarnos”
Pablo Segura

Un central que puede manejarse como lateral izquierdo y un mediapunta que también es capaz de actuar en ambas bandas. Adrián Diéguez y Juanpi Añor, las dos incorporaciones llegadas a la SD Huesca en el cierre del mercado de invierno, se presentan como dos jugadores con soluciones para varias demarcaciones, una peculiaridad de la que también es capaz de presumir el otro futbolista que ha pasado a vestir de azulgrana esta semana, Javi Galán que se desenvuelve tanto en el lateral izquierdo como en posiciones más avanzadas por esa banda, y que era una de las características que se perseguía desde la dirección deportiva y el cuerpo técnico.

Algo, por otro lado, necesario si se tiene en cuenta que la plantilla ha pasado a estar compuesta por 23 jugadores. Entre ellos hay dos porteros y un jugador, Lusinho, que no se espera que esté recuperado de su rotura de ligamentos hasta el final de la temporada. Además, Melero será operado de su pubalgia este sábado y Camacho y Aguilera apenas han entrado en los planes de Francisco hasta el momento por lo que el número de efectivos en cuanto a futbolistas de campo no es muy amplio.

Tanto Galán como Juanpi aparecen con opciones de empezar a aportar al equipo desde el primer momento, otra de las características que había solicitado el entrenador y, a priori, se muestran como dos piezas perfectamente adaptables al esquema de tres centrales, dos carrileros, tres medios y dos atacantes que tan buenas sensaciones dejó el domingo pasado en el empate a cero en Anoeta, en el caso de que éste se siga empleando. 

Aunque la de Diéguez, un joven con futuro que no estaba contando con oportunidades en el Alavés, se entendía como una incorporación necesaria, principalmente para engordar la nómina de defensas, que había quedado reducida a cinco, es la de Juanpi la que Francisco consideraba como fundamental. El preparador andaluz había expresado de cara al último de día del mercado que al menos debía aparecer un jugador de proyección ofensiva capaz de jugar abierto. 

El internacional venezolano debutó en 2014 en el primer equipo del Málaga, desde donde se ha desplazado como cedido en una operación que ha incluido el adiós de El Alcoraz rumbo a Andalucía de Werner y Brezancic, y pronto se convirtió en uno de sus referentes. Sin embargo su rendimiento en las últimas campañas había bajado a causa de sus problemas físicos y su ficha, alta para los parámetros que se mueven en Segunda División, era un problema para su club. En lo que va de curso ha disputado quince encuentros de liga, aunque en los tres últimos había perdido protagonismo cayéndose del once inicial e incluso quedándose sin jugar en la visita al Tenerife de la semana pasada.

Etiquetas