Cuatro días para buscar alternativas a Cucho y Pulido en la SD Huesca

Tanto el delantero como el central, dos piezas fijas para Francisco, vieron ante el Valladolid su quinta tarjeta amarilla y en principio deberán cumplir sanción ante el Girona.

Cuatro días para buscar alternativas a Cucho y Pulido en la SD Huesca
Rafael Gobantes

Si algo negativo dejó la goleada frente al Real Valladolid del viernes (4-0) fue el número de tarjetas que el árbitro Munuera Montero mostró a los azulgranas. Hasta seis fueron amonestados y para dos de ellos la cartulina acarreará sanción al ser la quinta de la temporada en sus cuentas particulares. Se trata de Pulido y Cucho Hernández, dos de las piezas inamovibles para Francisco a las que ahora deberá buscar una alternativa de cara a la visita al Girona del próximo sábado. Por delante, cuatro sesiones de entrenamiento, la primera este martes en el IES Pirámide. La imposibilidad de alinear al delantero colombiano y el central madrileño, una vez que el comité de Competición ratifique el partido de suspensión que les corresponde, podría implicar no solo dar la alternativa en el once titular a otros jugadores, sino también el cambio del sistema con tres centrales, dos carrileros, tres medios y dos delanteros que tan buen resultado ha dado en los últimos dos compromisos de los altoraragoneses.

A este respecto, quizá la principal duda se situé atrás. El relevo natural a Pulido, en el caso de que se conservase el dibujo táctico, sería Diéguez, una de las dos caras nuevas llegadas el jueves en el último día hábil del mercado de invierno. Se trata de un joven defensa de 22 años cedido por el Alavés con opción de compra que en la actual campaña tan solo se ha vestido de corto en la eliminatoria de Copa del Rey que los vitorianos disputaron precisamente con el Girona. Hasta el momento, al respecto de los refuerzos, tanto Enric Gallego como Javi Galán fueron titulares a la primera oportunidad que Francisco tuvo de situarlos sobre el césped; eran dos futbolistas que venían de ser protagonistas en sus equipos de origen y con ritmo competitivo. Precisamente esto es de lo que carece Diéguez, que ya el sábado se ejercitó con sus nuevos compañeros, al igual que le ocurría a Yangel Herrera, que no había tenido oportunidades con el Manchester City antes de desembarcar en El Alcoraz. Con el venezolano se optó por darle primero veinte minutos contra el Atlético de Madrid y no fue hasta la semana siguiente frente a la Real Sociedad cuando fue de la partida. Otra alternativa sería situar en el centro de la zaga al lateral Akapo en un rol que no le es desconocido, ya ha jugado ahí en este curso, pero al que no está habituado.

Cualquier otra solución que se salga de buscar alternativas dentro de la nómina de defensas implicará otro sistema. En este sentido y atendiendo a que el compañero de Enric Gallego en la dupla de ataque no estará disponible, no sería descabellado pensar en un regreso al 4-1-4-1, la disposición por la que venía optando Francisco hasta Anoeta. Respetando en la zaga a Miramón, Etxeita, Insua y Galán, el abanico de posibilidades en la medular es muy amplio. No en vano, ahora hay, sin contar a Melero, operado el sábado de su lesión en el pubis, nueve centrocampistas en el vestuario.

En la delantera, si Enric Gallego va a tener acompañante, uno de lo que cuenta con más opciones es Chimy Ávila, que tanto ante la Real Sociedad como con el Valladolid, al que le marcó un gol, salió desde el banquillo para dar aire fresco al ataque. Otra alternativa sería la del otro futbolista firmado el jueves, Juanpi Añor, que puede actuar como extremo en ambas bandas y también como mediapunta.

Etiquetas