Demasiado castigo para el Tecnyconta

El equipo aragonés compite con seguridad en Valencia, pero pierde en los compases finales ante uno de los equipos más imponentes de la Liga ACB. 

Demasiado castigo para el Tecnyconta
ACB Photo

El Valencia superó este sábado al Tecnyconta, tal y como dictaba la lógica, pero lo hizo con un sufrimiento inesperado, bajo un guión permanentemente contestado por el cuadro aragonés. De hecho, el equipo zaragozano, muy seguro de sus fuerzas, ofreció una notable resistencia a la derrota en uno de los escenarios más imponentes de la competición nacional. Incluso se situó por delante en el marcador a siete minutos del final, un diáfano indicador de su capacidad competitiva frente a un sólido aspirante al título liguero. Sin embargo, el Valencia respondió entonces con cinco triples prácticamente consecutivos, ejecutados en apenas tres minutos, para acabar definitivamente con las aspiraciones de los zaragozanos. El partido finalizó con una diferencia en el marcador inexistente en el juego (89-74). Fue un castigo excesivo para los aragoneses, quienes acudieron a la cita con la ausencia de Jonathan Barreiro en su línea exterior.

El Tecnyconta se precipitó en sus primeros ataques, saldados con dos pérdidas de balón consecutivas, pero se sobrepuso con prontitud. En cuanto serenó su juego y se empleó con las pausas preceptivas, el cuadro aragonés halló situaciones muy ventajosas de tiro desde todas las posiciones. Una penetración de Berhanemeskel y cinco puntos consecutivos de Okoye, al margen de un buen trabajo en las labores de contención, pusieron en ventaja a los zaragozanos, a los cuatro minutos de partido (6-7). Y eso que el Valencia, por entonces, gobernaba en la pintura con una facilidad sorprendente y disponía de segundas opciones gracias a su capacidad reboteadora: hasta cinco capturas ofensivas sumaron los levantinos en el primer parcial. Sin embargo, el Tecnyconta se mantuvo firme, sin apenas fisuras en su juego, y siguió compitiendo con entereza y determinación. Incluso adquirió una renta de cuatro puntos (13-17), tras un palmeo de Fran Vázquez, que obligaron a solicitar un tiempo muerto a Jaume Ponsarnau. Tras el primer parón del partido, el conjunto local elevó sus prestaciones defensivas, y el Tecnyconta redujo drásticamente su facturación –dos minutos y medio sin anotar–. Pese a todo, el equipo aragonés cerró el primer cuarto con una desventaja de sólo dos puntos (21-19), después de un certero triple convertido por Vives en la última acción del acto inaugural. El cuadro zaragozano seguía aspirando a la victoria, especialmente por su sobresaliente desempeño en las labores de contención.

El Tecnyconta volteó de nuevo el marcador, en los primeros compases del segundo cuarto, con cinco puntos consecutivos de Santana (23-24). Pero enseguida se desplomó, víctima de su indolencia y sus desatenciones en la defensa del perímetro. Así, el Valencia generó situaciones muy ventajosas en el tiro exterior, y anotó tres triples seguidos y un rápido contragolpe en sólo un minuto de juego, con Matt Thomas –ocho tantos–como principal ejecutor. Un parcial de 11-0 (32-24) a favor de los locales que conllevaron el tiempo muerto de Porfirio Fisac.

El cuadro aragonés, ahora muy frágil y permisivo en las labores defensivas, ya evidenciaba importantes dudas en cada una de sus acciones. Y aunque redujo distancias con los puntos de Stan Okoye, Fran Vázquez y McCalebb, siempre en jugadas individuales (39-34), gestionó muy mal los últimos compases del acto y de nuevo vio alejarse a su rival. En este sentido, el Valencia es un bloque físico, dinámico y veloz, que castiga con saña cualquier concesión de su adversario. Al descanso, los locales habían inclinado el duelo a su favor (43-34), con Mike Tobey (12 tantos) y Matt Thomas (8) como principales referencias en el aspecto ofensivo.

El Tecnyconta mejoró su rendimiento en la reanudación. No sólo se fortaleció atrás, sino que recuperó, además, su criterio y su solvencia en ataque bajo la dirección de Carlos Alocén. El canterano de nuevo exhibió descaro, talento y personalidad y encontró grandes fisuras en la defensa de los valencianos. Con un ritmo rápido y con lecturas muy buenas de juego, el Tecnyconta volvió a situarse a cuatro puntos de los locales (45-41) en los primeros compases del tercer acto.

Pero el Valencia, con muchos más argumentos en su plantilla, con una formidable amenaza en el tiro exterior, enseguida logró recomponerse. Dos triples consecutivos, primero de San Emeterio y después de Van Rossom, ampliaron nuevamente la renta de los levantinos (59-51). Aun con todo, el Tecnyconta continuó compitiendo con seguridad y convicción, impulsado por la frescura de Carlos Alocén y la definitiva irrupción de Renaldas Seibutis, quien sumó nueve puntos en apenas siete minutos. El Tecnyconta se acercó a una sola canasta de su oponente (61-59), pero Labeyrie clausuró el tercer cuarto con un lanzamiento triple sobre la bocina (64-61). A la media hora, el cuadro aragonés seguía optando a la victoria en una de las pistas más exigentes del panorama nacional.

En el último acto, el conjunto aragonés mantuvo su solidez defensiva e, incluso, de nuevo se puso en ventaja con las canastas de Okoye y Radovic (64-65), en el minuto 33. Pero el Valencia no admite ni una sola distración. Y respondió desde el perímetro, con cinco lanzamientos triples, algunos muy bien defendidos, para alimentar su autoestima y frenar las aspiraciones de los zaragozanos (83-69). En este aspecto, los locales exhibieron un acierto devastador: convirtieron 17 de sus 37 triples, lo que se traduce en un 45% de efectividad. Por ahí sentenciaron el duelo.  

Etiquetas