Menu lateral amp
Pueblos en Fiestas

La longaniza de Graus sigue batiendo récords

Más de 6.000 personas acuden otro año a degustar los 1.000 kilos de embutido en esta gran fiesta gastronómica, que ha traspasado fronteras tras 27 ediciones.

Ángel Gayúbar 29/07/2018 a las 05:00
El espectacular volteo de la gigantesca parrilla de 25 metros cuadrados es el momento más esperado por el público.Ángel Gayúbar


Hace veintiséis años, lo vivido este sábado en Graus podía parecer una pura entelequia. Entonces, el último fin de semana de julio de 1992, se convocaba la primera edición de la Fiesta de la Longaniza gracias al empeño de tres fabricantes locales, Aventín, Melsa y Maella, que a pesar de ser empresas competidoras unieron esfuerzos en pro de un proyecto conjunto. La celebración fue todo un éxito y la localidad ribagorzana se llenó de júbilo y de visitantes al reclamo del popular embutido. Sin embargo, ni los más optimistas podían imaginar que, veintisiete ediciones después, el festejo no solo mantenga su notable poder de convocatoria sino que bate récords edición tras edición siendo así uno de los más populares del verano aragonés y un certamen cuya fama traspasa fronteras regionales e, incluso, nacionales.

Algo que quedó patente de nuevo este sábado, en una villa grausina a la que acudieron gentes de las más variadas procedencias. "Nosotros venimos de Barcelona desde hace ya varios años y hemos hablado con gallegos y andaluces que nos han contando que han venido exclusivamente por la fiesta", comentaban los integrantes de una familia ya habitual de esta celebración mientras seguían, muy interesados, todo el proceso de elaboración del gigantesco embutido que posteriormente -y convenientemente asado- iba a ser repartido entre la concurrencia.

La palidez en la piel y los usos indumentarios delataban la procedencia extranjera de sus vecinos, algo que se constataba al escuchar cómo se comunicaban entre ellos en holandés.

Había también gentes hablando en francés, en inglés, alguno que lo hacía en italiano, y todos ellos participaban de una auténtica Babel en la que más de seis mil personas compartieron y disfrutaron de este singular festejo grausino.

Presidiendo la ceremonia en honor a la longaniza de Graus, la tastadora de la Fiesta de este año, la periodista y novelista barbastrense Inés Plana, quien reconoció sentirse "abrumada" por esta simbólica representación de los festejos. "Estoy emocionadísima, con mucha mezcla de sentimientos y siendo protagonista de algo que no olvidaré en la vida", comentaba recordando con cariño a su padre, Santiago, un grausino que toda su vida fue embajador de su localidad natal.

En una jornada muy calurosa, las calles de Graus se fueron animando poco a poco y cuando empezó a caer el sol y estaba ya avanzado el laborioso trabajo de embutido manual de la longaniza más grande del mundo –con sus casi 600 metros de largo y más de 1.000 kilos de peso, su elaboración artesanal se prolongó durante casi tres horas- se empezó a sentir con toda su intensidad el inmenso pulso festivo que brindaban las más de seis mil personas que acudieron este año al reclamo de estos festejos.

"Todos los años innovamos"

Velando para que todo discurra sin incidentes, el maestro parrillero, Ángel Sin, era el encargado de dar el visto bueno al montaje antes de llevar la parrilla con la longaniza a la hoguera en cuyas brasas se iba a asar. "Todos los años innovamos algunos aspectos buscando la máxima seguridad en el proceso", explicaba señalando que este año se había diseñado una estructura móvil que favorece el trabajo con las rejillas en las que se coloca la longaniza. A su lado, el presidente de la Asociación de Fabricantes de Longaniza de Graus, Mariano Ciutad, afirmaba que la respuesta del público es un "acicate", definía como "un milagro" este apoyo popular que, recalcó, "nos da nuevos bríos para seguir apostando por esta fiesta".

Los festejos tuvieron el acompañamiento de la celebración en las tardes noches del viernes y del sábado del ‘Longaniza fest’, un festival centrado en las posibilidades gastronómicas de este sabroso embutido, y de las actividades pensadas para los más pequeños, con el parque ‘Tocinópolis’ como estandarte.

Imagen del cupón de la ONCE

También contaron este año con el apoyo expreso de la ONCE, que eligió la imagen de la Fiesta de la Longaniza como emblema de los cinco millones y medio de cupones de su popular sorteo sabatino. Y, como desde hace ya diecinueve años, el mercado artesanal que se desarrolló a lo largo de toda la jornada fue un complemento perfecto para la programación festiva.

Pero, sin duda, los numerosos asistentes habían acudido al reclamo de la degustación del popular embutido que, elaborado y asado sin mayores complicaciones en la inmensa parrilla de 25 metros cuadrados con la solvencia que dan esos ya 27 años de experiencia y tras el visto bueno de la tastadora oficial, fue degustado en un abrir y cerrar de ojos. La concurrencia alabó unánimemente el trabajo de embutidores y asadores y dio buena cuenta de las generosas raciones de longaniza repartidas en este singular festejo lúdico gastronómico.





Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual