Oro para 75 años de producción

Un jamón del secadero La Monrealense, una empresa con tres cuartos de siglo de trayectoria, se ha alzado con Medalla de Oro 2018 en la pasada Feria de Teruel.

El ganador del premio al mejor jamón recogió el galardón de manos del consejero de Desarrollo Rural.
J. Escudero

Un jamón del secadero La Monrealense, que comercializa sus productos bajo la marca La Monrealesa, se ha alzado con la Medalla de Oro de calidad al mejor jamón de Teruel, durante la edición número 34 de la Feria del Jamón de Teruel y Alimentos de Calidad. «Esta medalla supone un reconocimiento no solo a un producto, sino a más de 75 años de trayectoria y de un estilo de hacer las cosas en el que lo esencial es la calidad y la cercanía con el cliente», afirma Juan Antonio Sánchez, director de La Monrealense. «Somos de las empresas más antiguas de la Asociación de Industrias de la Carne», añade.

Sus orígenes se remontan a principios de los años 40 cuando el salmantino Miguel Sánchez funda Productos Cárnicos Turolenses, en Nogueras (Teruel). El traslado de la familia desde Nogueras a Monreal del Campo supuso una nueva etapa en la empresa, que desde año 1945 se denomina La Monrealense. En torno al año 1970, cogió las riendas de la empresa su actual responsable.

La Monrealense ha atravesado un periodo de profundas transformaciones y en la última etapa se han producido grandes cambios y renovaciones en la empresa. «Hemos transformado nuestros mataderos principalmente para adaptarnos a los requerimientos sanitarios de la Unión Europea», indica Sánchez. «Matamos a los cerdos en nuestras propias instalaciones, sin aturdimiento, tras pasar por una sala en la que pasan un tiempo para eliminar el estrés del traslado… Todo esto redunda en la calidad del producto final, que pasa los máximos controles de calidad y profesionalidad», matiza.

La Monrealense produce jamones y derivados de 10.000 cerdos que pasan cada año por su matadero y salas de despiece. «Elaboramos todos los productos derivados del cerdo, productos frescos, embutidos y conservas, todos ellos bajo los máximos controles de calidad y profesionalidad que caracterizan a nuestra empresa».

Los cerdos de los que extraen sus productos son animales de entre 125 y 130 kilos en vivo, castrados, alimentados con piensos naturales de la máxima calidad y criados en la provincia de Teruel. «El cerdo del que salió el jamón ganador de la Medalla de Oro procede de una ganadería de Foz-Calanda», detalla el máximo responsable de La Monrealense.

Unión de Secaderos al Natural

Uno de los ejes de la filosofía de La Monrealense es la cercanía con sus proveedores y clientes. «Siempre hemos apoyo a la ganadería de la provincia desde sus inicios y hemos contribuido al fomento y difusión del Jamón de Teruel», explica Sánchez, quien, además incide en la importancia del apoyo a los productores más pequeños y en el hecho de que estos trabajen unidos.

La Monrealense pertenece a la Asociación provincial de Secaderos Al Natural. Esta organización nace en 2010, tras un período convulso en el sector, con la vocación de unir a todos los jamoneros de Teruel que utilizan fórmulas de elaboración totalmente naturales tanto para curar jamones, como embutidos derivados del porcino y de otros animales. Se asociaron «para defender y divulgar la tradición de secar sus productos de forma natural, a ventana abierta, aprovechando las ventajas de nuestro clima frío y seco, como se ha hecho desde siempre en las familias turolenses», afirman desde La Monrealense, que señala que la asociación «pretende ser un foro empresarios independientes pone en común la sabiduría de los pioneros del secado natural del jamón, que lleva años dando vida a nuestros pueblos.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas