Los militares mayores de 45 años denuncian en Europa que los califiquen de eventuales

Más de 3.000 soldados, cabos y cabos primero están en Aragón a la espera de salir del Ejército entre los años 2018 y 2032

Margarita Robles, en Zaragoza

Una plataforma creada por militares mayores de 45 años no oficiales ha denunciado en Europa que el Ministerio de Defensa les está considerando como trabajadores eventuales, aunque llevan más de 20 años trabajando, después de aprobar un concurso oposición, y critican que el Sapromil (Servicio de Aprovechamiento de Capacidades Profesionales de Personal Militar) no les facilite alternativas reales para hallar nuevos trabajos fuera del Ejército. Más de 3.000 militares aragoneses van a dejar el Ejército de Tierra y de Aire entre 2018 y 2032, según los listados oficiales, que reconocen a 2.883 en Zaragoza y 184 en Huesca. Para evitar que Defensa los considere trabajadores eventuales la plataforma reclama que se derogue el Real Decreto 474, que se aprobó en 1987 y nació para que Defensa cubriera las plazas de los que realizaban el servicio militar. Al terminar la mili en 2002 se generalizó la norma para contratar a la tropa. «Nosotros hemos pasado un concurso oposición para la plaza que ocupamos y reclamamos que nos reconozcan lo que somos, funcionarios, como la guardia civil o los policías nacionales. Y si nos consideran eventuales, que nos indemnicen los años trabajados», reclama un miembro aragonés de la plataforma. que prefiere mantener el anonimato. «No queremos títulos sino seguir sirviendo a España o tener alternativas reales». Si se derogara el Real Decreto, el Gobierno tendría que aprobar una nueva ley de tropa y marinería 8/2006, que estableció el contrato de estos militares como «una relación jurídico-pública de carácter especial» que se establece por la firma de un «compromiso de larga duración» hasta los 45 años, después de haber firmado el primero de 6 años.

Los militares han remitido su denuncia a varios eurodiputados españoles en Bruselas para que se conozca en la UE que los militares españoles que no son oficiales «realizan los mismos trabajos que sus homólogos de carácter permanente» y reciben un trato laboral peor. «Consideramos abusiva la forma de contratación y que estos trabajadores no estén adscritos a la Administración según el Estatuto de los Trabajadores ni al Estatuto del Empleado Público, que son las únicas legislaciones laborales para adscribir a los empleados españoles», reclaman en su denuncia.

«Soy electricista

y no me contratan fuera del Ejército»

La solución abierta por el Ministerio de Defensa para los militares mayores de 45 años o antes de cumplirlos es un programa conocido como Sapromil (Sistema de Aprovechamiento de Capacidades Profesionales de Personal Militar), que recibe muchas críticas entre los beneficiarios. «Soy un electricista y no me contratan fuera del Ejército porque no me reconocen el carné de instalador. Como a mí le pasa a la mayoría de los miembros de la tropa, salvo los camioneros, que tienen su carné reconocido», señala un cabo primero del Ejército del Aire. «Para quedarme tengo que hacer otra oposición más difícil y seguir haciendo lo mismo que mi compañero, que es oficial», denuncia. Si se van tienen la opción de recibir 13.000 euros de indemnización o pasar a la reserva especial de disponibilidad cobrando 600 euros al mes. «Si España entrara en guerra nos llamarían y entonces ya no seríamos viejos», critica.

Etiquetas