Tráfico tiene operativo un radar cada 80 kilómetros en Aragón

El ministro de Interior anunció esta semana la puesta en marcha de otros 60 cinemómetros en España.

Nueva señal de tráfico, que se instalará en 30 tramos aragoneses
DGT

La Dirección General de Tráfico (DGT) cuenta en la actualidad con 147 radares fijos, móviles y de tramo en Aragón. Es decir, uno cada 79,1 kilómetros (la Comunidad cuenta con 11.624 kilómetros de carretera), una cifra similar a la media nacional, donde se controlan los excesos de velocidad con un cinemómetro cada 81,4 kilómetros.

Los territorios con mayor presencia de radares son Madrid (uno cada 39,7 kilómetros) y las Islas Baleares (39,9), mientras que en el lado contrario se sitúan Navarra (110 km.) y Asturias (91,8 km.).

En todo caso, estos datos se verán alterados con la puesta en marcha de 60 nuevos radares en las carreteras españolas, una de las 15 medidas anunciadas esta semana por el ministro de Interior, Ignacio Zoido, aunque todavía se desconoce cuál será su ubicación.

En la provincia de Zaragoza, que cuenta con 57 radares, se encuentran los dos únicos de tramo instalados en Aragón, en concreto en la Z-40 y en la N-125, la carretera del aeropuerto. Mientras, en Huesca la DGT vigila la velocidad con 50 aparatos, y en Teruel con otros 40.

Además, Tráfico ha instalado una nueva señal en las carreteras más peligrosas del país. Se trata de una placa de color naranja que avisa al conductor de que se adentra en un punto negro en el que, además, es posible que la Guardia Civil haya instalado un radar móvil de control de velocidad.

Esta nueva medida se ha aplicado en 300 tramos del país -que suman un total de 8.707 kilómetros- de Instensificación de la Vigilancia de la Velocidad (Invive). Es decir, aquellos que entre 2010 y 2014 han registrado las cifras más altas de siniestralidad y mortalidad asociados con el exceso de velocidad. En Aragón se han identificado 30 de estos tramos: 15 en la provincia de Zaragoza, 8 en la de Teruel y 7 en la de Huesca.

Por otro lado, y también incluido en el paquete de medidas para frenar la siniestralidad al volante -después del incremento de víctimas en el último año-, la DGT ha instalado 222 cámaras de vigilancia que detectan si un conductor lleva abrochado el cinturón de seguridad o si está utilizando el teléfono móvil en marcha. Veinte de estos novedosos dispositivos se ubicarán en Aragón, la mayoría en la provincia de Zaragoza (14).

Sanciones

Pese a que el ministro Zoido aseguró que los radares “no tienen un fin recaudatorio, sino disuasorio”, lo cierto es que en los últimos años las sanciones no han dejado de crecer. En 2015, el último año con datos consolidados, el número de multas por exceso de velocidad en las carreteras aragonesas se incrementó un 38%, alcanzando las 206.851 infracciones, frente a las 149.911 de 2014. Un notable incremento que alcanza el 62% si se toman como referencia las denuncias de hace dos años (126.988).

En cuanto a los dispositivos que con mayor frecuencia disparan el flash, el número uno se encuentra en el kilómetro 202 de la N-240, a la altura de Estrecho Quinto, con 24.240 denuncias en 2015, de las 88.399 registradas en toda la provincia, según los datos de Automovilistas Europeos Asociados.

El segundo clasificado dentro del ranquin autonómico se encuentra en la Autovía Mudéjar, en el kilómetro 88,6 de la A-23, junto al hotel Puerta de Javalambre, donde cazó a 15.392 conductores. Y el tercero se sitúa en la provincia de Zaragoza, con 9.143 denuncias, en el punto kilométrico 505,1 de la N-330, a la altura de la Academia General Militar en sentido entrada a la capital.

Etiquetas