Plan del Carbón 2013-2018

La minería aragonesa perderá unos 130 puestos de trabajo hasta el año 2018

Los sindicatos han llegado a un acuerdo satisfactorio "dentro de la mala situación económica" ya que han conseguido algunas de sus reivindicaciones.

Seis mineros de Mequinenza se encierran para defender
OLIVER DUCH

El cierre de explotación minera subterránea de Ariño en 2017 provocará que disminuyan en 130 los trabajadores del sector del carbón en Aragón, según fuentes sindicales. "Se perderá fuerza, ya que mientras en la minería subterránea se necesitan a 200 personas, en cielo abierto hacen falta 50", explica Francisco Montul, responsable de minería en Aragón de UGT.


Además, el Plan del Carbón 2013-2018 establece que de los 450 trabajadores con los que cuenta actualmente la minería en la comunidad, unos 45 se beneficiarán de prejubilaciones (denominadas en el plan como conversiones de trabajadores de edad avanzada) y habrá 30 bajas incentivadas


"El problema son los excedentes de minería", asegura Antonio Herrero, coordinador de minería de CC.OO. en Aragón. Estos excedentes están formados por los trabajadores de las contratas externas a las empresas mineras. "Planteamos que pudieran tener los mismos derechos que los demás trabajadores, pero no ha sido posible". En Aragón, este colectivo lo forman unas 100 personas, que no podrán beneficiarse de bajas ni prejubilaciones. Su único logro ha sido que tengan prioridad para recolocarse en las empresas matrices cuando haya necesidad de trabajadores.


Moderada satisfacción sindical


Montul se muestra satisfecho con el plan acordado "Hemos podido conseguir el plan de jubilaciones, que se mantengan las ayudas para infraestructuras,...". Sin embargo no han logrado que se incluyan todas sus proposiciones. "Queríamos que los trabajadores de las contratas tuvieran los mismos derechos, aunque hemos logrado que las empresas matrices tengan la obligación de colocarles prioritariamente". "Sabemos que no es como los pactos anteriores, porque no hay tantos recursos, pero dentro de lo malo y la mala situación económica, se han logrado objetivos".


Sin embargo, la patronal no está de acuerdo. Para la asociación de empresas mineras Carbunión "no es el acuerdo que les hubiese gustado", ya que no despeja incertidumbres acerca de los cierres de minas en 2018.


Ayudas a las comarcas


La normativa europea obliga al cierre de las explotaciones deficitarias en 2018 o a devolver las ayudas que hayan recibido si no se clausuran. Desde CC.OO. se muestran en cambio esperanzados. "Trabajaremos para que las empresas que lleguen al umbral de la rentabilidad en 2018 no tengan cerrar y se mantenga el empleo", explica Herrero.


El Gobierno, por su parte, ofrece ayudas de un total de 400 millones de euros a las comarcas mineras para realizar proyectos empresariales e infraestructuras hasta 2018. "En el plan anterior se contaba con 2.800 millones para tres años", puntualiza Herrero. "Somos conscientes de que con la actual coyuntura económica no hay más recursos y hay que optimizar lo máximo posible con infraestructuras con valor social y económico".


Los sindicatos piden que se mantengan los organismos que hasta ahora gestionaban estas ayudas en Aragón, el Grupo Técnico de la Minería y la Mesa de la Minería, que para CC.OO. "ha hecho un buen trabajo". Al Gobierno de Aragón le dirige una reclamación: "buscar los proyectos más idóneos para conseguir financiación". 


Electricidad a partir del carbón


El Plan del Carbón obliga a que el 7,7% de la energía eléctrica se genere a partir del carbón en 2014, lo que asegurará la demanda. "Necesitaremos más carbón del que generamos ahora", indica Montul. Sin embargo, hasta ahora Endesa se negaba a quemar el carbón de Mequinenza en la central térmica de Andorra, alegando que podría estropear sus calderas. "Pedimos al Gobierno de Aragón que luche por nosotros", afirma el responsable de minería de UGT, aunque la petición de muestras de su carbón por parte de Endesa hace que los trabajadores estén esperanzados.


Además el sector seguirá recibiendo ayudas. Este año, la media española será de 30 euros por tonelada de carbón en minería subterránea, que irá disminuyendo en 5 euros cada año, y de un euro por tonelada en minería a cielo abierto, que se convertirá en 0,50 euros el próximo año.


Sin embargo, estas cifras tienen en cuenta el poder calorífico de la producción. En Aragón, el lignito negro que se extrae tiene menor capacidad de generar calor, por lo que las ayudas rondarán los 20 euros por tonelada para las minas subterráneas y los 0,75 euros en la de cielo abierto. "En el anterior plan, las ayudas ya eran más pequeñas en Aragón, por lo que no varía mucho", puntualizan desde UGT.

Etiquetas