Menu lateral amp

Cierzo

Manuel Bea Actualizada 08/04/2016 a las 18:49


El sabor a sangre inundaba su boca, gotas de sal le impedían ver, el dolor le mordía hiriente al apoyar su muleta y se golpeaba la pierna contra las piedras. Pero nunca paraba. A lo lejos veía a los demás niños, corriendo por las desnudas colinas salpicadas de esparto y yesos y, más allá, la estela con un jinete y manos grabadas.

Desde que nació, hacía ya nueve veranos, no podía mover la pierna. Era delgada, débil, inservible. Siempre quiso correr con los demás niños del poblado, ir a por agua al río, sacar el ganado…

Una calma tarde de aromas a romero y tomillo se detuvo en lo alto de La Loma, cerró los ojos, alzó los brazos y respiró sonriendo la cálida luz del Sol que ya se ponía pintando un horizonte de azules y rosas.

–Quiero ser más rápido que el viento.

Taunin, Lagandi, Ylbe y los demás niños vieron cómo se desvanecía. Un soplo de aire juguetón peinó sus cabellos y escucharon la felicidad del pequeño Cierzo. El mismo que nunca ganó una carrera, aquel al que ahora nunca alcanzarían.
Etiquetas




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual