entrevista

Juan Antonio Planas: "Los problemas emocionales y de aprendizaje se están agudizando"

Fundador y presidente honorífico de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía, Juan Antonio Planas (Zaragoza, 1958) es orientador escolar y profesor del Máster en Educación Socioemocional de la Universidad de Zaragoza. 

Juan A. Planas participa en el II ciclo de ‘webinars’ ‘Inteligencia emocional en tiempos de crisis’
Guillermo Mestre

Ayer arrancó el II ciclo ‘Inteligencia emocional en tiempos de crisis’, un ‘webinar’ que, con los tiempos que corren, supongo que estará siendo todo un éxito...

Sí, participan más de 500 expertos de España e Iberoaméria. El año pasado, en mayo, cuando organizamos el primero tras dos meses de confinamiento, ya vimos que muchas personas, sobre todo niños y adolescentes, lo estaban pasando realmente mal. Y ahora estamos viendo que los problemas no solo no se han solucionado, sino que se están agravando y que donde no había están apareciendo. Yeso que solo empezamos a ver la punta del iceberg.

¿De qué problemas hablamos?

Familias y docentes acuden a los servicios de orientación que estamos a pie de obra con demandas muy serias. Los problemas de aprendizaje se están agudizando, también los emocionales, y hablamos de miles de casos. Un año en la vida de un niño y de un adolescente es importantísimo, y esas experiencias y afectos que les está hurtando la pandemia ya no se recuperan. Ylos conflictos familiares se han disparado. Hablamos también de fobias, tics, anorexia y bulimia, acoso escolar...

Resiliencia, empatía son ya palabras familiares, cotidianas...

La resiliencia es uno de los ejes de la inteligencia emocional. Las personas tenemos que aprender a superar las situaciones adversas, sí, pero hay que saber salir de ellas y crecer;crecer en el sentido de adquirir recursos, de valorar lo positivo… Ahora con la pandemia hemos aprendido, por ejemplo, a valorar algo tan simple como respirar sin mascarilla o el valor de la amistad y de la familia. Y esto también es parte de la resiliencia.

Más palabras: hartazgo, fatiga pandémica, indiferencia...

Estos estados de ánimo son fruto de la acomodación al sufrimiento, aunque asumir 400 o 500 muertos diarios... Ante situaciones que duran mucho tiempo, nuestro organismo se adapta; como decía Darwin, el que se adapta sobrevive. Pero hay quien confunde las medidas sanitarias con represión y ahí es donde surgen los problemas. También subyace ese individualismo insolidario, que no entiende que mi libertad depende de la de los demás. Yeso sí que es preocupante.

Durante años, usted fue orientador en un instituto, conoce bien a los chavales. Muchos piensan que los jóvenes son los grandes olvidados de esta crisis.

Lo son. No es lo mismo vivir esta realidad con 40 o 50 años que con 14 o 18. En la adolescencia y en la juventud, una persona necesita estar con sus iguales para desarrollarse. Les estamos diciendo, constantemente, que no abusen de las pantallas, pero no pueden salir con sus amigos, ir de fiesta, a un bar, enamorarse… Ylo peor es que no somos capaces de ofrecerles alternativas. Deberíamos ser mucho más imaginativos y promover actividades lúdicas, con todas las medidas necesarias, al aire libre. No puedes encerrar a un gato en una habitación sin gatera.

Y los tachan de insolidarios...

La inmensa mayoría son muy responsables y más maduros de lo que nos parece. De hecho, en los colegios e institutos no hay tantos contagios como se pensaba. Lo que quiere decir que están haciendo las cosas bien. Tenemos que desterrar los estereotipos.

Por cierto, ya han vuelto todos los alumnos de secundaria a las clases presenciales.

Ya en septiembre, me posicioné abiertamente a favor de la presencialidad en las aulas. Es verdad que existe un riesgo, pero, con las medidas oportunas, tenemos que aprender a convivir con la pandemia, a encontrar ese punto medio entre olvidarla y que lo condicione absolutamente todo. Yel mundo educativo funciona mucho mejor que el sanitario, el social, y no digamos el político. Tenemos mayor cultura de la prevención.

Le veo muy optimista...

Siempre habrá cosas negativas, pero no podemos dejarnos llevar por ellas. Tenemos que ser optimistas y, sobre todo, ejemplares.

Etiquetas