Claves para sacar el máximo partido a las rebajas de enero

Los descuentos de principios de año pueden hacer que tu cuenta bancaria termine en números rojos. Si quieres evitarlo y comprar con precaución, toma nota de estos consejos.

Ahorrar cuando todo se vende más barato es una tarea difícil que requiere control.
Unsplash

No hay mal que por bien no venga. Y es que cuando las Navidades terminan, después de días de vacaciones, reuniones familiares, regalos y comidas copiosas, se presentan las ansiadas rebajas de enero, haciendo algo más llevadero el principio del año. Pero también es entonces cuando aparecen los primeros remordimientos de conciencia por haber derrochado tanto durante las fiestas. Ahorrar en un momento en el que todo se vende más barato es una tarea difícil que requiere control. Además, las aglomeraciones, los falsos descuentos y el estrés pueden acabar con la paciencia de cualquiera. Te contamos cuáles son los trucos infalibles para que aproveches las rebajas sin vaciar excesivamente tu bolsillo:

  • Selecciona lo estrictamente necesario: si no quieres gastar más dinero del que tienes, es conveniente que distingas entre las cosas indispensables y los caprichos prescindibles. Para ello, te vendrá bien elaborar una lista con todo aquello que pretendes comprar y, después, establecer prioridades y barajar los pros y los contras que tendría tomar cualquier decisión. Además, así evitarás las tentadoras compras compulsivas.
  • Revisa tu armario (y aprovecha para comprar básicos): antes de lanzarte a consumir, comprueba lo que necesitas y lo que ya no te pones, al menos si pretendes que la ropa nueva te quepa en el armario. Por otro lado, aprovecharás mejor los precios reducidos si adquieres prendas de calidad que vayas a utilizar durante un largo período de tiempo y puedan pasar a formar parte de tu ‘fondo de armario’.
  • Controla la evolución de los precios: una de las claves fundamentales es fichar con antelación. Si decides lo que quieres comprar antes de que empiecen las rebajas y apuntas cuánto costaba antes, te resultará mucho más sencillo saber si el descuento establecido merece o no la pena.
  • Establece un presupuesto máximo y no sobrepases ese gasto: si no quieres morirte de hambre en febrero ni vaciar completamente tu cartera, será fundamental que fijes un presupuesto acorde a lo que tienes y lo que necesitas. La cuesta de enero es difícil, pero todo mal se puede prevenir.
  • Acude a las tiendas los días clave: ir a comprar el primer día de rebajas podría convertirse en un verdadero caos. Será mejor que lo evites si no te apetece terminar discutiendo con esa señora que asegura haber encontrado la última prenda antes que tú. Además, un estudio de idealo.es ha demostrado que los precios pueden variar hasta un 13% a lo largo de la semana, en función del tipo de producto. Los lunes son perfectos para comprar zapatillas y los sábados para hacerte con unas gafas de sol, aunque, en general, los días estrella para adquirir cualquier producto son los viernes.
  • Ten paciencia: si lo que buscas son gangas en toda regla, tendrás que esperar al final. Las segundas rebajas traen importantes descuentos en prendas en las que quizás nadie ha reparado aún y se han quedado al fondo de ese montón de ropa acumulado en medio de la tienda.
Etiquetas