Menu lateral amp
En nombre propio

Los simples

Lamentablemente, la simpleza triunfa; y hasta está mal visto criticar al simple.

Juan Luis Saldaña 28/10/2018 a las 05:00
Intentemos detectar a los simples y escapar de su influencia.


 

Que canten los simples, que alcen la voz, que hagan al mundo escuchar, que unan sus voces y lleguen al sol, en ellos está la mediocridad. El mundo de hoy es de los simples y no me refiero a los sencillos, ni a los humildes sino a los simples, también llamados, quizá con más acierto, simplones.

Un simple es ignorante por definición, no tiene discurso, ni contenido, pero tiene muchas ventajas competitivas en esta sociedad: es fácil de manejar, siempre cae en gracia porque molesta poco y todo le parece bien.

Hay profesiones que cultivan la emulación de la simpleza como defensa. Me refiero sobre todo a los futbolistas. Saben mucho más de lo que parece, pero cuando les toca hablar delante del micrófono, dicen simplezas quizá por orden o sugerencia de sus jefes de comunicación. Algo parecido, con honrosas excepciones, hacen también los políticos.

Hay también un grupo de intérpretes musicales que salen mucho en la televisión y que son, en general, la máxima expresión de la simpleza. Los hemos visto decir frases sin ningún contenido, cuestionar el diccionario de María Moliner, decir caca culo pedo pis y balbucear, en algunos vergonzantes casos, frases repetitivas.

Estos simples triunfan todavía y los vamos a llevar como lastre quién sabe hasta cuándo. Está mal visto criticar a un simple, pero es nuestra obligación detectarlos y escapar de su influencia. Sálvese el que pueda.

Juan Luis Saldaña es escritor y periodista

Etiquetas




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual