Dulceida se va de Twitter por sorpresa

Su entorno apunta a que estaba cansada del "odio y las faltas de respeto" en la red social a raíz de la última polémica por la campaña de sus trajes de baño.

Dulceida: “Locura y diversión, esa soy yo”

Dulceida, una de las 'influencers' más reconocidas de España, ha cerrado por sorpresa su cuenta oficial de Twitter este martes. Y aunque no ha hecho declaraciones al respecto a través de sus otras redes sociales, todo indica que su decisión podría estar motivada por una de las últimas polémicas que han surgido en torno a ella.

La semana pasada, Aida Domenech publicó varias imágenes promocionales de su nueva colección de bañadores y bikinis. Una campaña en la que han participado muchas otras 'influencers' y modelos amigas de la catalana, entre ellas Laura Escanes, Maria Pombo o Madame de Rosa.

Sin embargo, esta acción de marketing no ha gustado nada entre los seguidores y detractores de la 'influencer', que la tacharon de "hipócrita" y de le recordaron que hace tan solo unos meses protagonizó una campaña 'body positive' para que las mujeres se liberaran de sus complejos. Otros criticaron también que la talla más grande de los bañadores de su firma fuera la L y la acusaron de lanzar mensajes "contradictorios e incoherentes".

Junio: Also Dulceida presentando modelos de su firma. pic.twitter.com/4Q1ZkmeaUO

— P. (@lildistortion) 5 de junio de 2018

El entorno de Dulceida asegura que estaba cansada del "odio y las faltas de respeto" que encontraba en Twitter, y que por eso ha decidido abandonarlo. Su cuenta de Instagram, en la que tiene más de 2,3 millones de seguidores, permanece abierta y activa.

Un año lleno de controversia

El año ha estado lleno de polémicas en la vida de la 'influencer'. La primera de ellas fue tras la gala de entrega de los Premios Goya, a la que la modelo acudió enfundada en un singular vestido que no pasó inadvertido para nadie. Además de las críticas por el estilismo, muchos cuestionaron su presencia en la gala por no estar relacionada con el ámbito del cine.

No obstante, la que se lleva la palma es la polémica por su viaje a Kenia, a donde se trasladó con su pareja para supuestamente promocionar unas becas de inglés. Las imágenes de la 'influencer' dándose baños de espuma en un país azotado por la sequía o la de varios niños posando con unas gafas de sol que ella misma les regaló hicieron arder las redes sociales. 

Etiquetas