Así sería el móvil perfecto

Hacemos un repaso a las principales característica de un teléfono que, al menos por el momento, solo se deja ver en nuestra imaginación.

Todos los fabricantes intentan crear el mejor terminal del mercado, pero ninguno lo consigue al 100%. Una mezcla de los grandes buques insignia, aliñada con innovaciones que todavía están por llegar y cocinado con imaginación puede dar como resultado el móvil ideal. Veamos cuales serían las características de esta utopía de bolsillo.

<div class="tit_blue">Pantalla</div>La mejor elección sería un panel Super Amoled QHD que adaptara la resolución al contenido –para no gastar batería a lo loco– y con la tasa de refresco de 120 Hz del Razr Phone, una cifra que marca la fluidez de las imágenes y una respuesta táctil más rápida.

Algunos fabricantes optan por los paneles con bordes curvados que favorecen la eliminación de los marcos. Pero es una cuestión más estética que práctica y algunos usuarios se quejan de que entorpece la usabilidad del terminal.

<div class="tit_blue">Diseño</div>Sin duda, sería un todopantalla. Sin bordes. Para la trasera, aluminio, cristal, cerámica... El gusto de cada uno definiría el material apropiado. Un rasgo común y muy valorado es que el terminal sea lo más fino y ligero posible, al mismo tiempo que cuida la resistencia a los arañazos, las caídas y los chapuzones. El tamaño también es cuestión de gustos y lo ideal sería disponer de distintos modelos entre 5 y 6 pulgadas.

Incompatible con el diseño todopantalla sería, en principio, la ubicación ideal para los altavoces estéreo: la parte frontal del dispositivo. Es importante que estos tengan potencia suficiente, sin renunciar a un sonido cristalino. Unos como los del Axon 7 de ZTE con sonido envolvente serían una buena opción.

<div class="tit_blue">Potencia</div>Se han filtrado los primeros test del nuevo Snapdragon 845 y sus cifras desbancan al todopoderoso iPhone, superando los 270.000 puntos, dejando en ridículo a muchos ordenadores y dotando de potencia suficiente a la nueva generación. Si a este procesador le sumamos 12 GB de RAM, tendremos un equipo capaz de convertirse en un completo PC de sobremesa con solo conectarlo a una pantalla, un ratón y un teclado.

<div class="tit_blue">Batería</div>Un depósito de no menos de 4.000 mAh con una buena optimización por software que haga que el teléfono no gaste nada cuando no lo estamos usando, darían como resultado un móvil que superara los dos días de uso intensivo sin pasar por el enchufe.

<div class="tit_blue">Carga rápida y sin cables</div>Tan importante como que se descargue despacio es que se cargue rápido. Una carga completa en menos de una hora sería ideal y debe existir la posibilidad de recarga con y sin cables. Los más avanzados en carga rápida son, a día de hoy, Oneplus con su Dash Charge, aunque cada fabricante ofrece su sistema, más o menos efectivo.  

La carga inalámbrica es siempre más lenta, pero muy cómoda a la hora de dejar el móvil cargando durante la noche en la mesilla. Como siempre, una combinación de ambas opciones es lo ideal, para que el usuario tenga capacidad de decidir como reposta cada día.

<div class="tit_blue">Cámaras</div>Tres cámaras parecían suficientes, pero este año podríamos ver teléfonos con hasta cinco: dos delante y tres detrás. Pero, ¿para qué tanto objetivo? Las dos frontales podrían, por un lado, ampliar el angular –permitiendo meter a más gente en los selfis grupales– y, por otro, ofrecer el efecto ‘bokeh’ que ya vimos en el Samsung A8.

En cuanto las traseras, las combinaciones utilizadas hasta la fecha tenían que elegir entre el teleobjetivo o el gran angular; la inclusión de tres objetivos podría permitir aunar todas las opciones -normal, zoom, bokeh y superamplias- en un solo terminal.

<div class="tit_blue">Seguridad</div>Reconocimiento facial, lector de huellas o escáner de iris. Cualquier opción es buena y si son todas en un mismo teléfono, pues mejor. Pero, lo verdaderamente importante es que sea fiable y que la respuesta sea instantánea.

Por otro lado, en el CES se dejó ver una nueva tecnología: un sensor de huellas en la propia pantalla del terminal que permite eliminar los bordes del teléfono y mantener la identificación dactilar en la parte frontal del dispositivo.

<div class="tit_blue">Módulos</div>Motorola y el Essential Phone permiten ampliar las capacidades del teléfono con ‘mods’ que añaden batería, ofrecen cámaras de 360 grados, amplíen la potencia de sus altavoces o convierten el móvil en un proyector.

Así sería el móvil perfecto

Con el paso del tiempo, se ha demostrado que la forma más práctica de añadir módulos al terminal es mediante pines e imanes que permitan un acople fácil y rápido.

<div class="tit_blue">Conectividad</div>Los mejores sensores y una gestión inteligente de las redes que cambie de Wifi a 4G de forma automática es clave para ahorrar batería y permanecer siempre conectado.

Cuando la cobertura es baja e inestable los teléfonos actuales tienden a gastar mucho más y si el punto de acceso wifi se queda sin conexión, solo algunos terminales son capaces de detectarlo y activar la conexión 4G.

<div class="tit_blue">De móvil a trackpad </div>El teléfono de la marca para jugones Razr se convierte en el ratón y el cerebro de un portátil de 14 pulgadas de forma instantánea, con solo insertarlo en esta funda/PC con teclado y batería extra.

Así sería el móvil perfecto

Por el momento es un concepto que no está a la venta, pero sumado a otras experiencias como el Samsung Dex, que convierte los Galaxy en un PC de sobremesa, muestran una tendencia para convertir el 'smartphone' en una herramienta de trabajo también en la oficina.

<div class="tit_blue">Extras y básicos</div>Tan importante como tener una buena lista de complementos es ser competente en los básicos. Un buen funcionamiento de los sensores de proximidad y movimiento -que si no funcionan bien o lo suficientemente rápido pueden lastrar mucho la experiencia de uso- se debe sumar a la inclusión de NFC y Bluetooth 5.0 capaz de conectarse a dos auriculares o altavoces al mismo tiempo.

Aunque pueda parecer ‘vintage’ en 2018, también nos gustaría que el móvil perfecto incluyera conector de auriculares y radio FM, dos extras en peligro de extinción.

Etiquetas