¿Con quién siento a mi cuñado en la mesa de Navidad?

Normalmente, en las cabeceras se colocan los anfitriones de la casa o los invitados de mayor edad.

El protocolo facilita la colocación de los invitados.
Pixabay

La cena de Nochebuena está a la vuelta de la esquina y una vez más, en muchas familias surge el dilema de dónde colocar a cada invitado para que el encuentro resulte lo más agradable y animado posible.

Para salvar este escollo podemos recurrir a una serie de pautas de protocolo que podrán facilitarnos esta tarea y hacer que la cena o el almuerzo navideño o de principios de año sea todo un éxito. Aquí os ofrecemos unos consejos de gran utilidad.

  • Mayores a la cabeza
El criterio de la edad suele ser el más utilizado a la hora de situar a los comensales en las cabeceras de la mesa. En el caso de que haya abuelos, ellos  se colocarán en estos puestos, a no ser que los anfitriones decidan presidir la mesa. En este caso,  los abuelos (o las personas más mayores) se situarán a la derecha e izquierda de los anfitriones

  • Cada oveja sin su pareja
Con el fin de que la reunión sea más informal y las conversaciones no se concentren solo entre las parejas, hay que mezclarlas entre el resto de los invitados. Esto es lo que en protocolo se conoce como "descanso matrimonial".

  • ¿Mujer contra mujer?
Si en la mesa hay el mismo número de hombres y de mujeres, se alternan. Si no hay el mismo número, es aconsejable no juntar a dos mujeres. Tampoco hay que dejar a las mujeres en las esquinas de la mesa.

  • Invitados extranjeros
Si esta Navidad hay en vuestra casa invitados de otra nacionalidad, hay que colocarlos en puestos destacados. También hay que procurar que a su lado se siente alguien que controle su idioma para que se sienta cómodo y le ayude a conversar con el resto, o al menos entender lo que estén hablando.

  • Fiesta para los niños
En estas fiestas tan especiales,  los niños son los grandes protagonistas. Por este motivo, y con el fin de que las cenas o comidas no sean una tortura para ellos, por su duración y complejidad de los platos, se recomienda  montar una mesa para ellos e, incluso, servirles un menú distinto al de los mayores. Pueden comer un poco antes que los mayores o al mismo tiempo, eso depende de los gustos de cada uno.

  • ¿Y si alguien falla?
En el caso de que algún invitado falle a última hora, se pueden hacer dos cosas: retirar el servicio y mover a todos los comensales un puesto o  dejar el sitio vacío con el servicio sin quitar por si puede acudir en última instancia.

  • ¿Qué hacemos con el cuñado?
Aquí no hay normas de protocolo específicas, pero dependiendo de si es muy hablador o poco hablador, se le puede colocar al lado del invitado extranjero, para que no le falte conversación. 
Etiquetas