​De las tablillas a las tabletas

El año pasado se vendieron más de 1.900 millones de smartphones, tabletas y ordenadores portátiles en todo el mundo.
Diego / CC

Más allá de diferencias entre la escritura a mano y con teclado, la gran pregunta que subyace en el actual contexto digital es si a base de teclear se nos va a olvidar cómo se escribe con un lápiz y un papel. La opinión de los expertos es unánime: dependerá de si lo seguimos practicando y, sobre todo, de si sigue enseñando en los colegios.


«Si no se enseña y no se utiliza en las escuelas, desaparecerá con el paso del tiempo», pronostica Jeff Cain, director de Tecnología Educativa en la Escuela de Farmacia de la Universidad de Kentucky (EE. UU.). A su juicio, dentro de solo unas décadas, se olvidará la escritura cursiva tradicional, que ya está atravesando un profundo declive. Las consecuencias culturales que acarreará van más allá de perder un tipo de escritura. «Es triste que muchos de los grandes textos de la historia tengan que convertirse a formatos regulares (de imprenta) para que la gente pueda leerlos», se lamenta.


Desde que, hace 6.000 años, en Mesopotamia, se desarrolló el sistema de escritura, el ser humano no ha parado de trazar grafías en cientos de alfabetos y soportes, como piedras, barro, hojas, láminas, tablillas de madera, pieles, papiros, pergaminos, lienzo y papel. ¿La llegada del ordenador terminará con esta evolución antropológica?


«La máquina de escribir se creó en 1872 por el inventor norteamericano Christopher Soles, lo que significa que solo llevamos usando el teclado unos 140 años», recuerda Yuichi Higashiyama, investigador de la Escuela de Medicina de la Universidad Yokohama City (Japón). «Se supone que nuestro cerebro no puede evolucionar y cambiar drásticamente en un periodo tan corto de tiempo», opina.

 <div class="tit_blue">SIGUE LEYENDO</div>¿Se nos olvidará escribir a mano?

Los ordenadores y el dolor muscular

?La mano, más rápida que las teclas


 

Etiquetas