10 consejos para prevenir un resfriado

Si no quieres que un catarro te pille por sorpresa este invierno, deberías tomar ciertas medidas preventivas.

Si ya te has resfriado, evita los cambios bruscos de temperatura.
Freepik

Las bruscas bajadas de temperaturas en invierno pueden acarrear consecuencias negativas para nuestra salud. Los estornudos y la tos se convierten, durante los últimos meses del año, en los fieles compañeros de muchos. El abuso de la calefacción en espacios cerrados y el uso de prendas de ropa que no son lo suficientemente abrigadas son algunas de las causas que suelen hacer proliferar el incremento de los resfriados. Dolor de garganta, de cabeza, mucosidad, fiebre y malestar general son los síntomas más comunes de esta dolencia. Si no quieres que un catarro te pille por sorpresa, deberás prevenirlo siguiendo ciertas pautas:

1. Duerme lo suficiente. El organismo necesita un descanso mínimo de ocho horas diarias para recuperar fuerzas y tener la energía y las defensas suficientes para afrontar todo lo que le espera durante el día.

2. Huye del frío y la humedad. Si ya te has resfriado, evita los cambios bruscos de temperatura si no quieres que tu estado de salud empeore todavía más. Los virus prefieren climas fríos y húmedos así que deberías mantenerte lejos de estos ambientes. Además, no tomes bebidas muy frías.

3. Higiene. Es fundamental que te laves las manos con la frecuencia adecuada. Conviene hacerlo con agua y jabón durante, al menos, 15 segundos, haciendo hincapié debajo de las uñas y en la zona que está entre los dedos. Limpia también las superficies del mobiliario de tu casa si no quieres que se convierta en un nido de virus y bacterias.

4. Alimentación adecuada. Para que tus defensas puedan desarrollarse es necesario que incorpores minerales y vitaminas a tu dieta. Las frutas y verduras son fuente de ambos nutrientes, por lo que potenciarlas en tu alimentación ayudará a que te recuperes más rápido.

5. Hidratación. Es importante que bebas muchos líquidos, sobre todo agua, especialmente si tienes un catarro. Estos te ayudarán a aliviar cualquier dolor de garganta, disminuir tu mucosidad y prevenir la deshidratación. Los zumos naturales y las sopas no excesivamente calientes son otras dos buenas alternativas para mantenerte hidratado. Además, las bebidas alcohólicas deben evitarse.

6. Alivia la congestión con vahos de eucalipto o soluciones salinas. El lavado nasal con suero fisiológico es muy recomendable, sobre todo en el caso de los niños. Es mejor utilizarlo antes de ir a dormir o los quince minutos previos a las comidas.

7. Evita la automedicación. Antes de recurrir a antigripales, analgésicos o descongestivos para aliviar cualquier síntoma de una afección, es indispensable el asesoramiento de un médico o un farmacéutico. También debes ser responsable con el consumo de antibióticos, ya que utilizarlos de manera incorrecta o demasiado frecuente puede provocar que tu organismo se vuelva resistente a ellos.

8. No fumes. El tabaco o los ambientes humeantes irritan todavía más las mucosas y la garganta, así que evita fumar y respirar el humo de los demás.

9. Utiliza remedios caseros. Hacer gárgaras con agua caliente, limón y miel es uno de los trucos más conocidos. Su acción emulsionante calma los dolores de garganta.

10. Pañuelos de papel: usar y tirar. Los pañuelos de papel son multiplicadores de virus. Por lo tanto, se recomienda utilizarlos solo una vez y tirarlos a la basura inmediatamente después de su uso.

-Ir al suplemento de salud

Etiquetas