OPINION

Ciencia cruda

por
  • Alberto Jiménez Schuhmacher
Aragón no se plantea regular la venta de leche cruda.
Pixabay

La ciencia no admite opiniones. Se basa en hechos. Da igual quién lo diga, Casillas, Donald Trump o un premio Nobel. Francia ganó el Mundial de fútbol (hecho), jugó mejor otro equipo (opinión), mereció ganar otra selección (opinión), pero, aunque me joda, ganó Francia (hecho).

Me hizo feliz encontrar gente apasionada en las redes por el eclipse lunar, ¡creyendo en la ciencia! Escribiendo unos post increíbles. ¡Lástima que a muchos de ellos siguen y preceden otros escritos acerca de la bondad de la leche cruda, apoyando movimientos antivacunas y siendo devotos de la homeopatía! Suerte tienen los antivacunas de que el resto sí estemos vacunados, la homeopatía NO es medicina natural y merece capítulo aparte. Incluso alguna condena. Ahora se suma a la moda la leche cruda, un asunto donde lo único que se debate son opiniones y donde los hechos, la ciencia, es clara.

Un señor francés –se llamaba Louis Pasteur– descubrió que calentando la leche se matan algunas bacterias nocivas, evitando muchas infecciones y muertes. Lo hizo cuando Ramón y Cajal aún vivía en Ayerbe y se creaba la primera Football Association en Londres. Vamos, en 1863-1864, y fue un gran avance. De este modo se matan bacterias peligrosas como Salmonella, Listeria, E. coli, Brucella, entre muchas otras, que son las responsables de causar numerosas enfermedades transmitidas por los alimentos. Estos microorganismos son especialmente dañinos para personas con sistemas inmunitarios debilitados como niños, ancianos y embarazadas. Personas para quienes, en opinión de algunos, esta forma de consumir la leche es más sana y da superpoderes. La pasteurización NO produce intolerancia a la lactosa, ni reduce su valor nutricional. La leche por sí misma no mata a estas bacterias como he llegado a leer.

Toda esta polémica viene de confundir opiniones con hechos a raíz de la aprobación del Gobierno catalán de un decreto que autoriza la venta directa de leche cruda de vaca. Este decreto regula su comercialización desde la producción directamente a las personas consumidoras, además de creando y regulando su Directorio. En catalán, of course. A pesar de ello me lo he ojeado.

Más vale que se extremen las normas de higiene para la venta o nos daremos algún susto. Y esperemos que la gente cumpla las directrices. Desde el productor al consumidor. Sí, el consumidor, y es que en varios puntos dice literalmente que «Llet crua de vaca no tractada tèrmicament: cal bullir-la abans del seu consum. Aquesta menció i la denominació del producte han de constar de manera destacada». Lo que viene a decir en castellano... «Leche cruda de vaca no tratada térmicamente: hervir antes de consumir. Esta mención y el nombre del producto deben aparecer de forma destacada». O, dicho de otro modo, pasteurizar antes de usar.

Alberto Jiménez Schuhmacher es jefe del grupo de Oncología del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón

Etiquetas