José Luis Gil: "Cyrano se debería representar siempre, es un clásico maravilloso esencia del teatro"

El popular actor interpreta este sábado la obra en el Olimpia de Huesca.

José Luis Gil en la piel de Cyrano, un personaje del teatro clásico que no ha perdido actualidad.
Heraldo

El actor zaragozano José Luis Gil, conocido sobre todo por su trabajo en televisión, se mete este sábado en la piel de Cyrano de Bergerac, un clásico entre los clásicos para representar en el teatro Olimpia de Huesca (20.30) la obra de Edmond Rostand en la versión dirigida por Alberto Castrillo-Ferrer. La actuación se enmarca en el XI Festival de Teatro Clásico Olimpia Classic.

Gil se reconoce "un enamorado" de la obra y del personaje de prominente nariz, que descubrió a la temprana edad de 13 años cuando interpretaba pequeños papeles en teatro y televisión, entre otros en programas como el célebre Estudio 1. El referente más reconocible para el público es el Cyrano encarnado por Gerard Depardieu en el cine, aunque ante que él lo llevó a la gran pantalla José Ferrer, lo que le valió un Óscar en los años 50.

"Se debería estar representando siempre, porque es un clásico maravilloso que nos devuelve a la esencia del teatro", afirma José Luis Gil horas antes de ponerse en la piel del hombre ingenioso y enamorado, pero que vive mortificado por su gran nariz, lo que le impide confesarle su amor a Roxane, mientras le escribe versos en secreto en nombre de otro hombre.

Ese clasicismo no le impide ser una obra moderna, añade Gil, "porque nos habla de cosas tan actuales como el amor, el desamor, la honestidad, la amistad...". "¿Quién no ha sido Cyrano alguna vez y se ha enamorado de quien no le correspondía y no ha podido quitárselo de la cabeza y lo proyecta de mil maneras? Cyrano prefiere vivirlo a través de un tercero que no vivirlo".

La obra está a caballo entre la comedia y el drama. Estrenada en 1897 en París, tuvo un éxito arrollador. La adaptación que este sábado llega al Olimpia está muy pegada al original, sin experimentos, cuenta el actor, gracias a la versión de Carlota Pérez Reverte y Alberto Castrillo-Ferrer.

"No hace falta. La gente se siente muy identificada. Es una función muy bonita porque la fuerza de la palabra en verso es mucho más grande. Sé que a veces el verso echa un poco para atrás al público, pero el verso es igual a potenciar la palabra. Entra muy bien por el oído", asegura el actos principal. La representación es además un espectáculo, con diálogos chispeantes, y lances de espadas incluidos.

El actor aragonés, muy popular por su interpretación en series de televisión, estrenó esta versión en 2017. Ya pasó por el Teatro Principal de Zaragoza y ha estado de gira por las principales ciudades del país. Llega al Olimpia de Huesca tras ganar los prestigiosos premios Teatro Rojas a mejor interpretación y mejor dirección. En este tiempo, Gil ha compaginado el trabajo sobre las tablas con su interpretación en la serie ‘La que se avecina’.

El triángulo amoroso lo completan la actriz Ana Ruiz, la bella Roxane, el amor de Cyrano; y Álex Gadea, como Christian, hermoso pero torpe, para quien escribe las cartas. El resto del reparto lo forman Nacho Rubio, Carlos Heredia, Rocío Calvo y Ricardo Joven.

Es la segunda obra del Olimpia Classic, que abrió con el Teatro de Robres con ‘Medea’. El programa continuará el día 23 cambiando de registro, de la mano de Calderón de la Barca y su comedia ‘No hay burlas con el amor’, dirigida por Juan Polanco.

Etiquetas