Goyo Jiménez: "A los españoles nos falta hablar bien de nosotros mismos"

El humorista actúa en Zaragoza con el espectáculo 'Aiguantulivinamérica 2', donde vuelve a retomar los asuntos americanos que tanto éxito tuvieron 15 años atrás, cuando estrenó la primera parte de esta obra. 

El cómico Goyo Jiménez estará hasta el 8 de febrero en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza.
Prensa Goyo Jiménez

El humorista Goyo Jiménez regresa a la capital aragonesa con su espectáculo 'Aiguantulivinamérica 2, donde vuelve a comparar el modo de vida americano con el de los españoles. El cómico, convertido en un experto en los asuntos de la 'tierra de la libertad', lleva su nuevo trabajo al Teatro de las Esquinas, donde se podrá disfrutar de su particular forma de entender el humor hasta el 8 de febrero. 

¿Qué es 'Aiguantulivinamérica 2'?

Es una vuelta a los orígenes, 15 años después del primer espectáculo. La demanda popular lo ha hecho posible, ya que me había negado a retomar el tema de los americanos porque soy muy cabezón, pero el público lo pedía. Así que, cuando me quité la etiqueta de 'el de los americanos', decidí lanzarme con esta segunda parte.

Entonces, ¿América sigue sorprendiendo?

¿Te parece poco lo de Donald Trump? Todavía queda mucho por contar, y más, tal y como está evolucionando el sector cinematográfico. La sociedad busca parecerse a lo que se expone en las películas y tener la sensación de estar dentro de ellas.

¿Qué tiene el estilo de vida americano para que sea el propio público el que lo demande?

Los americanos tienen una industria en la que hablan muy bien de ellos mismos, sobre todo a través de las series y las películas, y eso es algo que a los españoles nos falta. Esta manía que tenemos de 'achicarnos' se ha convertido en uno de los tópicos más reales. Los americanos son valientes e individualistas pero, cuando toca, saben trabajar perfectamente en equipo. Por ello, esa sociedad es como un espejo para vernos a nosotros mismos, puesto que han sido capaces de crear un mundo ideal en el que mirarse, siempre teniendo en cuenta que no son ninguna perfección. 

Si se habla de tópicos, ¿qué se puede decir de los aragoneses?

Cuando deciden hacer una cosa nunca retroceden y, además, tienen mucho carácter. Conozco muy bien este temperamento porque soy manchego y tenemos un talante y una mentalidad muy parecidos: decimos 'bonico' y 'bonica', bailamos la jota, tocamos el tambor y hasta tenemos una Tarazona de la Mancha. Además, Zaragoza es una de las ciudades donde me siento como en casa.

Por lo tanto, ¿los tópicos son algo de lo que estar orgullosos?

El problema viene cuando se emplean para denigrar, y tanto a los aragoneses como a los manchegos se nos ha querido tachar de rurales en el sentido negativo de la palabra. Al final, la ruralidad ha acabado imponiéndose a la urbanidad y la 'nobleza baturra' es una esencia que no se debe perder

Y de los españoles, ¿qué se puede decir de ellos?

El español tiene una gran capacidad para creer que lo malo solo lo hacemos aquí. Cuando se dice "esto solo pasa en España" me fastidia mucho porque en todas partes hay envidia, corrupción... 

Usted trata todos estos tópicos en su espectáculo cómico pero, ¿qué lugar ocupa el humor en su vida? ¿Cuándo descubrió que tenía madera de humorista? 

La vida en sí es absurda y el humor es la única forma para sobrevellevarla. A los humoristas nos dicen que no nos tomamos la vida en serio, pero creo que el error es sí hacerlo. De hecho, la risa es capaz de quitarnos la angustia y el medio. Respecto al sector, empecé bastante joven, cuando tenía unos 14 años, pero nunca pensé que iba a dedicarme solo a esto hasta que me dí cuenta que era lo que mejor se me daba.

¿El humor de Goyo Jiménez tiene límites o todo vale?

Todo lo que es gracioso y no hace daño vale, pero uno se puede equivocar. Desde que surgió la necesidad de llamar la atención por parte de ciertos humoristas y la histeria colectiva del público se han ocasionado más malentendidos y ni el cómico tiene toda la culpa ni el espectador lo entiende todo mal. 

¿Qué cualidades debe tener un buen humorista?

En mi caso, el éxito ha llegado porque era yo el que escribía, el que dirigía y actuaba, y no se trata solo de ser gracioso, si no de saber lo que se está haciendo. Hay que tener técnica, preparación y capacidad de trabajo. 

Su objetivo es hacer reír, ¿lo consigue?

Creo que mi humor produce una visión menos angustiosa de la vida. En esta ocasión, la gira nos lleva a localizaciones como Argentina, Inglaterra, Nueva Zelanda, Japón... A estas funciones acuden muchos espectadores que son españoles y que están viviendo allí y ver el espectáculo les ayuda a mirar en su interior y a revisar todo desde un punto de vista optimista y divertido. Hay veces que nos cabreamos por la cantidad de tonterías que hacemos al día, y que alguien llegue y te diga que lo que se hace es una necedad, ayuda a relativizar. 

Etiquetas