Tres películas biográficas que no te puedes perder

Aunque siempre generan polémica, los trabajos que llevan la vida de personajes famosos a la gran pantalla han dejado algunas joyas para las filmotecas.

Carrey, caracterizado de Andy Kaufman en 'Man on the moon'.
Sensacine.

Los ‘biopics’ son un género tentador para cualquier director de cine. El hecho de llevar la vida de un personaje famoso a la gran pantalla garantiza un considerable seguimiento del trabajo en cuestión, lo cual puede suponer también un arma de doble filo al generar unas expectativas tan altas en el público que pueden no quedar satisfechas.

Aún así, siempre suele ser interesante visionar estos proyectos, para los que los productores echan toda la carne en el asador y tratan de ser muy puntillosos en lo que se refiere a los diversos elementos históricos que se tratan. Steve Jobs, Escrivá de Balaguer, Andrea Bocelli… personalidades de todos los ámbitos han sido las protagonistas de este tipo de largometrajes, que a menudo sirven para encumbrar a los actores y actrices que les dan vida, como ha sido el caso de Meryl Streep (por hacer de Margaret Thatcher en ‘La Dama de Hierro’), Daniel Day-Lewis (que caracterizó a Lincoln en la película homónima) o Sean Penn (por su papel del activista Harvey Milk en 'Milk'); todos ellos ganadores del Óscar por sus respectivos papeles.

Estos y otros ejemplos en los que incluso el intérprete se ha llegado a sentir pequeño frente a su personaje conforman un género que a menudo es muy criticado por sus imprecisiones o por la imagen que da de determinadas personas conocidas y con la que sus familiares o seguidores se sienten ofendidos. Aquí se detallan tres ejemplos de brillantes ‘biopics’ que no te puedes perder.

  • ‘Amadeus’ (1984): elevada a la categoría de película de culto, este magnífico trabajo de Milos Forman protagonizado por Tom Hulce y F. Murray Abraham narra de forma sublime la vida de Mozart, considerado como uno de los compositores más influyentes y destacados de la historia. Se trata de una clase magistral técnica, estética y narrativa del director checo que transporta al espectador a la Austria del siglo XVIII para explorar la legendaria rivalidad entre Mozart y Salieri.
  • ‘Mi pie izquierdo’ (1989): la senda de perfección alcanzada por uno de los actores más representativos del método, Daniel Day-Lewis, en trabajos como ‘En el nombre del padre’ (1993), ‘Gangs of New York’ (2002) o ‘Pozos de ambición’ (2008) comenzó con este trabajo de Jim Sheridan en el que da vida al pintor y escritor irlandés Christy Brown, aquejado de parálisis cerebral. Una interpretación que le sirvió para hacerse con el primero de sus tres Oscar y que da lustre a un film conmovedor e inspirador.
  • ‘Man on the moon’ (1999): el humorista Andy Kaufman aún es recordado en los teatros estadounidenses por su característico estilo propio, su alter ego Tony Clifton, sus formidables imitaciones de Elvis Presley y por una vida en la que la parodia era llevada al extremo. Jim Carrey fue el encargado de hacer este homenaje al genio neoyorquino, en lo que constituye un retrato tierno y mordaz gracias al cual cosechó el que para numerosos críticos es el mejor papel de su carrera.
- Si quieres conocer la cartelera de los cines de Aragón, consulta el portal Heraldo Ocio.
Etiquetas