Un recorrido visual por la historia del trigo

Los asistentes al espacio creativo Harinera ZGZ pudieron ayer crear su propia publicación gráfica sobre la influencia del cereal en el ser humano.

Ana Marcén, de Ecomonegros, enseña a un grupo de niños cómo hacer pan casero.
Guillermo Mestre

Dicen que fue el trigo quien nos domesticó a nosotros, y no al revés. Que la planta transformó al nómada que cazaba en el sedentario ser social que somos ahora. Que la primera moneda acuñada tenía una espiga de trigo, y que el cereal forma parte del imaginario colectivo ya sea por las hambrunas y revoluciones (la francesa se inició por la subida del pan) o por los círculos en campos de trigo que demostrarían la existencia de ovnis. Y todo ese imaginario colectivo sirvió ayer de soporte para la Fiesta del trigo, que tuvo lugar en Harinera ZGZ, un recorrido visual a cargo del fotógrafo y docente Julián Barón.

A través de talleres sobre autopublicación y encuadernado, los asistentes pudieron acceder a un vasto banco de imágenes (más de 3.000) y de contenidos históricos sobre el trigo y, mediante un algoritmo creado para la ocasión, configurar su propia publicación, para imprimir y encuadernar, y que recoge la influencia del trigo en la evolución del ser humano.

Una reflexión social

La de ayer no era una exposición al uso. Los que se acercaron al espacio creativo no encontraron paneles explicativos ni largas diatribas sobre la historia del cereal. "La mejor manera de entender cómo el trigo ha estado presente en nuestra historia desde hace miles de años es pensar cómo rodea toda nuestra vida, ya sea a través del pan o la comida, de los vaivenes políticos...",señala Barón, que ha logrado reunir miles de imágenes y reflexiones de la historia del trigo. Un material que los organizadores han ido subiendo a la web eltrigoalimentacioncolectiva.org y al que todos los ciudadanos pueden acceder para crear su propia publicación sobre la historia del trigo.

En un ordenador, solo había que constestar a una batería de preguntas para que un algoritmo crease una publicación a medida del usuario. Eran cuestiones a veces tramposas y otras, filosóficas. ¿Se ha planteado vivir sin pan?, ¿cree en los ovnis?, ¿ha sembrado trigo virtual?, ¿qué le diría al trigo? "Los hay que le dicen “gracias por todo”, y otros que han sembrado trigo en el videojuego ‘Minecraft’. También otros que son intolerantes al gluten o que han querido prescindir de él. Cada uno, según las preguntas, recibe una publicación personalizada", explica el fotógrafo.

Tras imprimirla, se pasa a la mesa de la encuadernación, donde se explica cómo coser el fajo. También, y en esa intención de crear un taller de reflexión en torno a la fotografía, se podían ayer observar granos de trigo al microscopio o aprender a realizar cianotipias, procedimiento fotográfico monocromo sin necesidad de cámara. Los más pequeños, además, participaron en un taller de papiroflexia para crear un cuento infinito mediante dobleces de papel.

En el taller sobre el trigo de Harinera ZGZ también hubo espacio para la gastronomía. Estuvo presente Ecomonegros, a través de unas clases de panificación a cargo de su maestra panadera Ana Marcén, así como la pastelería Toque de Canela, que puso en venta algunas de sus especialidades. Los asistentes, por otro lado, pudieron degustar cerveza artesanal o conocer el trabajo de la Red de Semillas de Aragón, grupo de agricultores aragoneses cuyo objetivo es preservar la biodiversidad agrícola. En su mostrador, regalaron paquetes de semillas de todo tipo de verduras, como sandía, perejil o zanahora.

El proyecto sobre el trigo como alimentación colectiva sigue, además, en marcha. "Los ciudadanos pueden acceder a la página web para subir sus fotos o artículos sobre el cereal, con el fin de crear un imaginario colectivo todavía más amplio", concluye Julián Barón.

Etiquetas