Fer, de Natos y Waor: “El rap me ha salvado la vida”

El sábado visita el Espacio Zity de Valdespartera el tándem revelación del hip-hop nacional Natos y Waor. Fer, conocido como Waor, confía en los zaragozanos y asegura que su actuación será una auténtica fiesta.

Natos y Waor han actuado en casi todos los grandes festivales de música españoles.
Espacio Zity

Fernando Hisado (Madrid, 1988), conocido artísticamente como Waor, y Gonzalo Cidre (Buenos Aires, 1991), alias Natos, forman uno de los dúos más importantes de rap en España. Ambos llevan años revolucionando el panorama nacional a base de letras incendiarias, cercanas y sin pelos en la lengua. Este tándem madrileño ha conseguido recorrer un largo camino desde el ‘underground’ hacia el ‘mainstream,’ marcando sus propias reglas y manteniendo la esencia que ha enganchado a sus seguidores desde el principio. Abanderados de la transformación de la industria musical, han actuado en casi todos los grandes festivales de música españoles. Este sábado lo harán en Zaragoza, en el Festival Mestiza 2018 del Espacio Zity de Valdespartera, junto a artistas como Muchachito y Machete en Boca. Allí presentarán su último disco, 'Cicatrices'. No va a ser la primera vez que actúen en la ciudad del rap: de hecho, Fer (Waor) asegura que es una de sus favoritas.

El sábado venís a pisar el escenario en Zaragoza, donde hace una semana que terminaron las Fiestas del Pilar. Vuestro concierto será una prórroga de estos días festivos. ¿Qué esperáis de la noche?

Esperamos una fiesta como si todavía continuaran los Pilares. Ya hemos estado un par de años en Zaragoza por estas fechas y, la verdad, es que la acogida ha sido magnífica y no concebimos algo diferente en esta ocasión. Estoy convencido de que va a haber poca diferencia entre un día de las Fiestas del Pilar y este sábado. Tengo mucha confianza en los maños.

Ya habéis pisado suelo maño en varias ocasiones, ¿os gusta el público de Zaragoza?

Sí, además de tocar un par de veces en las Fiestas del Pilar, también hemos dado conciertos en muchas salas. Es una de nuestras ciudades favoritas. Tenemos muchos amigos de Zaragoza y siempre nos lo pasamos muy bien allí.

El Festival Mestiza es uno de los grandes encuentros nacionales de música urbana, ¿os sentís cómodos dentro de esa etiqueta?

Yo creo que todas las músicas nacen siendo urbanas y es un concepto un poco genérico. Como ahora el rap hace más fusiones con otros estilos, cada vez es más cierto que llamarlo únicamente rap se queda corto. Aunque todo depende del artista: nosotros somos bastante raperos, pero siempre nos atrevemos con muchas fusiones. Cada uno utiliza las etiquetas como le da la gana, así que no me preocupo demasiado en qué nombre ponerle. En cuanto al Festival Mestiza, conozco a todos los artistas con los que compartiremos escenario y estoy encantado de la vida [Ríe].

¿Podremos escuchar los temas más míticos de Natos y Waor o la actuación se limitará a la presentación de 'Cicatrices'?

Un poco de todo. ‘Cicatrices’ tendrá más peso, porque es el disco que vamos a presentar, pero como hacemos un ‘show’ bastante largo, da tiempo a todo. Tocaremos los clásicos que hay que cantar siempre y haremos un repaso por toda nuestra discografía. La verdad es que tenemos un directo bastante completito.

¿Qué ha supuesto este último álbum para vuestra carrera musical?

Un antes y un después. Tenemos la suerte de que cada disco que hemos sacado ha superado con creces la repercusión del anterior. Siempre hemos llenado los conciertos, pero cada vez actuamos en sitios más grandes y seguimos haciéndolo. ‘Cicatrices’ ha supuesto nuestra consagración definitiva. Hasta el momento, es nuestro mejor disco, porque está muy cuidado musicalmente. Gracias a él, hemos logrado hitos, como llenar el Palacio de Vistalegre y meter ahí a más de 11.000 personas o llenar una plaza de toros, algo que no está al alcance de los grupos de rap.

¿Qué es para ti el rap?

Mi vida. El rap me ha salvado la vida. Laboralmente, las cosas no están muy bien en España. La mayoría de mis amigos están en paro, tienen trabajos precarios o tienen que trabajar fuera del país. Yo estuve a punto de verme encasillado dentro de alguna de esas tres opciones, pero el rap me salvó. A día de hoy, poder vivir haciendo lo que más me gusta y, además, vivir bien, es un privilegio increíble. Somos unos afortunados y valoramos lo que tenemos.

¿Qué tiene este género que lo diferencia del resto?

Por lo pronto, es bastante personal, porque, en el rap, a día de hoy y hasta donde yo sé, son los propios raperos los que escriben sus letras, por eso son personales, de su vida, del día a día... Es algo que en otros géneros musicales no siempre pasa: a muchos artistas les escriben las canciones, son productos prefabricados. Lo que tiene el rap es autenticidad.

¿Con cuál te quedas: The Notorius B.I.G. o 2Pak?

No soy muy proclive a posicionarme en ese tipo de cosas. No me gusta el West Coast rap ni los ‘beef’ entre raperos. Nunca me posiciono, igual que tampoco lo hago en géneros musicales. Nunca me oirás decir “este género es una mierda”, porque no todo es blanco o es negro. Me gusta disfrutar de la música sin ponerle etiquetas y no meterme en ningún marrón.

Antes participabas en batallas de gallos, ¿qué queda de entonces? Si surgiese una en Zaragoza con los asistentes de Espacio Zity, ¿te animarías?

No, eso ya lo he pasado. Fue una época muy bonita de mi vida a la que le debo mucho. Gracias a la experiencia y las tablas que adquirí, comenzar a dar conciertos para mí fue coser y cantar. Dejé atrás el ‘freestyle’ improvisando encima de un escenario y ya no tuve que inventarme letras en el mismo momento, así que estuve mucho más tranquilo.

Tenéis una enorme comunidad de seguidores en todas las plataformas digitales, ¿cómo crees que habéis logrado todo este éxito? ¿Lo esperabais?

Hemos ido sorprendiéndonos sobre la marcha. El secreto está en ser nosotros mismos y que la gente se sienta identificada con nuestras letras y con lo que contamos. Al fin y al cabo, somos unos chavales normales y contamos experiencias que le pueden pasar a cualquier joven. También es importante la manera de decirlo y creo que somos buenos haciendo lo que hacemos. Cuando sacamos la primera maqueta yo sabía que estábamos haciendo algo que molaba, pero no me imaginaba hasta qué punto iba a llegar. Fuimos haciendo cada vez más discos y ya íbamos oliendo que la cosa se hacia más y más grande. Al final, nos sorprendemos, nosotros nunca nos hubiéramos imaginado que íbamos a llenar, por ejemplo, una plaza de toros en Madrid. Es un gustazo sorprenderse así de bien.

¿Es difícil trabajar sin contar con el apoyo de un sello discográfico?

Para nosotros es muy fácil. Nos podrían aportar cosas, pero estamos muy a gusto siendo independientes. A día de hoy no lo hemos necesitado y vamos a seguir trabajando así. Somos unos privilegiados por currar en lo que más nos gusta hacer y no nos da ninguna pereza dedicarle el tiempo que haga falta.

¿Qué intentáis transmitir con vuestras letras?

Estados de ánimo. Tenemos algunas letras vacilonas y macarras, muy echadas para adelante. También otras muy tristes y muy reflexivas, igual que los días que podemos tener cualquiera. A veces te levantas pensando que te vas a comer el mundo y otras no saldrías de la cama. Creamos para cada estado de ánimo una canción. Eso es lo que transmitimos, la autenticidad de los sentimientos que plasmamos.

¿Se puede conservar la esencia con tanta fama?

Sí, claro que se puede. Al final, siempre somos nosotros, tenemos una identidad muy marcada. Obviamente, evolucionamos y cambiamos como todas las personas, porque si fuéramos exactamente los mismos que hace diez años sería un fracaso. Pero son los cambios lógicos y necesarios, de ir haciéndonos más mayores, maduros y profesionales. Somos dos tíos que, aunque a veces parezca que estamos medio chalados, tenemos dos dedos de frente y sabemos hacer las cosas. No se nos ha subido a la parra el éxito ni hemos cambiado nuestro discurso porque ahora de repente seamos famosos. Creo que tener los pies en la tierra también ayuda bastante.

Habéis colaborado con numerosos artistas y participado en casi todos los grandes festivales nacionales, ¿qué os queda por cumplir?

Nos gustaría hacer una colaboración potente con algún artista o alguna estrella norteamericana. Por ejemplo, ASAP Rocky, The Weeknd o Migos. Por soñar que no quede. [Ríe]. Pero, en un futuro más próximo y más viable, nuestro objetivo es hacer en Latinoamérica números parecidos a los que estamos haciendo en España. Ya hemos ido para allá y la gente nos ha querido mucho: en México hemos llenado las salas y en Argentina hemos estado muy cerca. Pero nuestros ‘shows’ allí aún no son como los que hacemos en España, que nadie más los hace. Nuestra aspiración, a corto o medio plazo, es conquistar Latinoamérica por todo lo alto.

Etiquetas