'Viaje de una generación', obras inéditas y desconocidas de Víctor Mira en el Pablo Serrano

La muestra, que puede visitarse hasta el 9 de enero en Zaragoza, incluye dos grandes piezas que el artista terminó justo antes de su muerte en 2003 y que se salvaron del incendio que destruyó parte de su vivienda en Alemania

Un grupo de asistentes a la inauguración de la muestra comenta 'La última cena', obra de 13 óleos que desde 2002 solo había podido verse una vez en Barcelona.
Oliver Duch

Obra inédita de Víctor Mira o casi desconocida para el público aragonés. La exposición ‘Viaje de una generación’, que ayer se inauguró en el Pablo Serrano de Zaragoza y que podrá visitarse hasta el 9 de enero, es más que un ‘viaje’, es una peregrinación por los sueños «posibles» del artista, que no imposibles. «Porque Víctor se alejaba de las pesadillas, de las tinieblas, dejaba atrás el negro para pintar con rojos y azules. Para plasmar lo cotidiano como hermoso», resumía Esther Romero, la que fuera pareja del artista antes de morir, en un escrito. Romero prefirió no intervenir, quiso estar presente, pero en segundo plano. Por eso, sus palabras y reflexiones las leyó Pepe Navarro, director del legado de Víctor Mira.

‘Viaje de una generación’ reúne 23 óleos y 14 fotografías intervenidas por Víctor Mira, que integran cuatro conjuntos de obras fundamentales en la última etapa del artista, la que vivió en Alemania, antes de morir prematuramente en 2003. El mismo día de su fallecimiento, un incendio asoló parte de su casa en Breitbrunn, que afectó a algunas de sus obras. ‘El cielo de las mujeres’ (2001-2003), que quedó parcialmente carbonizada y que ha podido recuperarse en parte gracias a una profunda restauración, es una de las piezas que destacan en la muestra, donde se pueden ver dos cuadros inéditos que aquel día se salvaron del fuego y quedaron por fortuna intactos:dos enormes lienzos de 200 x 400 que conforman la serie ‘Moods’ (‘Estados de ánimo’) y que son la última obra de Mira.

Según explicó Romero por boca de Navarro, «los lienzos venían a Alemania desde Barcelona y llevaban días de retraso. Víctor estaba muy impaciente y cuando llegó la furgoneta corrió para recogerlos. El conductor se sorprendió de semejante tamaño y preguntó:“Pero qué va a hacer con unos cuadros tan grandes?”, a lo que Víctor, cansado de los cielos grises de Alemania, respondió “Algo con mucho color, tanto como hay en España”».

La visión particular de Víctor Mira

La mayoría de obras de ‘Viajes de una generación’ no habían sido vistas antes en Zaragoza, o habían sido mostradas de forma efímera. Algunas, como ‘Moods’, no se habían expuesto hasta ahora. En la exposición se incluye también ‘Los golpeados’ (1993), una carpeta con 12 fotografías en blanco y negro manipuladas y que protagonizan artistas del siglo XX como Marilyn Monroe, James Joyce o Sylvia Plath. Fotografías en cadena, a modo de cordón umbilical, que solo se han expuesto al público un día, 20 años después de su creación, cuando se inauguró el Espacio Víctor Mira en Zaragoza.

Impactante es también el políptico ‘La última cena’, de 16 metros y compuesto por 13 óleos. Un conjunto que muestra la visión personal de Mira respecto a los acontecimientos más importantes de la historia, con referencias a Leonardo Da Vinci, Dalí, Warhol o la bomba atómica. ‘La última cena’ solo ha podido verse en Barcelona en 2002’.

Y otra de las sorpresas de la exposición es la faceta quizá menos conocida de Mira: su poesía, que se incluye en el catálogo de la muestra y que Nacho Escuín, director general de Cultura y Patrimonio de la DGA, definió ayer como «el regalo que nos hemos encontrado cuando iniciamos la búsqueda de obras de Mira para preparar esta exposición».

Víctor Mira (Zaragoza, 1949)fue un artista marcado por un profundo carácter autodidacta, que desarrolló gran parte de su trabajo entre la pintura, el dibujo y la escultura. En su última etapa, realizó exposiciones en España y Alemania, donde residía, con gran éxito, lo que le llevó a ser galardonado en el año 2003 como Mejor artista español vivo en la Feria ARCO. Años que recogen esta muestra y en los que Mira vivía, como un monje, para el arte.

Etiquetas