Enseñar creatividad en las aulas, el gran reto educativo, según los expertos

Consideran que el sistema actual coarta en cierta manera el pensamiento divergente y fomenta que cada problema concreto tenga una sola solución válida.

La creatividad ni es innata ni inalcanzable sino que se puede enseñar y aprender como demuestran diferentes proyectos educativos en el mundo-
Freepik

La creatividad ni es innata ni inalcanzable sino que se puede enseñar y aprender como demuestran diferentes proyectos educativos en el mundo, por lo que los expertos consideran que introducir su aprendizaje en los centros escolares españoles "como una habilidad básica" es el gran reto de este siglo.

Así se recoge en el estudio 'Escuelas innovadoras y familias creativas. Una guía por las mejores prácticas del mundo para transformar juntos la educación', realizado por el experto en innovación educativa Alfredo Hernando, en el marco del proyecto Acción magistral promovido por la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD) y BBVA, presentado este jueves en rueda de prensa.

Para muchos especialistas, el sistema educativo actual coarta en cierta manera el pensamiento divergente y fomenta que cada problema concreto tenga una sola solución válida, ya que en ocasiones se penaliza el error, se establecen normas rígidas sobre la resolución de problemas o se fomenta la competitividad entre alumnos.

"¿Qué sabemos de la creatividad?, ¿cómo funciona?. Un estudiante tiene tres espacios para moverse: su propia vivencia, las competencias disciplinarias que le ayudan a ser un alumno excelente en química, pero para ir más allá, saber resolver problemas de otra manera, va a necesitar estrategias creativas, que son las que hemos documentado en el libro", ha explicado Hernando.

Y "no es que la creatividad no esté en el curriculum español, sino que simplemente "está entre líneas, escondida", ya que "aquí están pasando muchas cosas y muy buenas", ha asegurado.

De hecho, ha considerado que en España se está viviendo "una primavera educativa", una "redefinición de lo que es la escuela", a través de experiencias que parten de los propios docentes pero que no perduran en el tiempo, muchas veces, por la inestabilidad de las plantillas.

En su opinión, uno de los problemas es que no hay estudios que confirmen empíricamente la eficacia a largo plazo de utilizar metodologías creativas, por lo que se necesitan "urgentemente" herramientas de medición más cualitativas.

En este sentido, la directora técnica de la FAD, Eulalia Alemany se ha preguntado si el programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (Informe PISA) es la herramienta adecuada o hay que buscar otras.

El libro analiza 50 ejemplos exitosos de escuelas de todo el mundo y propone 80 actividades prácticas para el alumnado de 6 a 16 años que dibujan un marco de trabajo que se va a difundir para que cualquier docente haga efectivo el aprendizaje de la creatividad en la escuela, pero también en el hogar a través de las familias.

"De Cochabamba a Tailandia o a San Diego hay mucha creatividad y está empaquetada en esta guía", ha señalado su autor, que ha asegurado que todos los proyectos que se recogen son "experiencias de éxito documentadas".

El periplo de Hernando le ha llevado a conocer a fondo proyectos como Artful Thinking, una iniciativa de Michigan (EEUU) en el que los profesores crean conexiones entre obras de arte y cualquier contenido curricular, o Me&MyCiti, donde los estudiantes de primaria aprenden a gobernar una pequeña Finlandia, entre otros.

Etiquetas