El policía investigado por dar una patada en una escalera a votantes del 1-O niega los hechos

Los otros dos agentes que también han comparecido ante el juez han negado ser los que aparecen en los vídeos.

Agentes de la Policía Nacional.
Efe

El agente de la Policía Nacional investigado por el Juzgado de Instrucción 7 de Barcelona por presuntamente dar una patada desde el aire a varias personas en una escalera de la escuela Pau Claris ha negado este lunes al juez ser el antidisturbio que aparece en el vídeo. Según han explicado fuentes jurídicas, este agente, que ha declarado este lunes como investigado por presunto abuso de fuerza policial, ha dicho que estuvo en la zona de la escalera pero ha explicado que solo las subió al final de la actuación, cuando ya no había personas, y que no vio a nadie que realizara dicha patada.

Este agente y otros dos han comparecido ante el juez que investiga presuntos abusos en las cargas policiales en Barcelona durante el operativo para impedir el 1-O, y los tres solo han respondido a las preguntas del magistrado, del fiscal y de su abogado.

Los tres están investigados por presuntamente aparecer en vídeos en los que actuaban con exceso policial, realizando acciones según el juez "totalmente inadecuadas, como patear, golpear con el puño en la cara o abofetear a las personas que están sentadas en el suelo", según un auto.

Para este lunes estaba citado un cuarto policía que ya está investigado en la causa por supuestamente causar las lesiones en la mano de Marta Torrecillas, y que tenía que declarar por segunda vez, en este caso por videoconferencia, por un nuevo vídeo en el que aparecía dando un puñetazo y patadas a personas en el suelo.

Sin embargo, este agente no ha declarado finalmente en la sesión porque ha aducido tener un problema familiar grave y se le citará próximamente, de nuevo por videoconferencia.

AMBIENTE "HOSTIL"

En declaraciones a los medios, Núria Garrido, abogada de la Associació de Juristes pels Drets Humans, que representa a una cuarentena de lesionados, ha explicado que los tres policías que han comparecido en el juzgado han evitado reconocerse en los vídeos y han justificado las cargas porque se encontraron con un ambiente "muy hostil".

Los tres han relatado que, pese a su experiencia de más de diez años, "nunca se habían encontrado una situación similar de hostilidad, insultos y cánticos", e incluso amenazas, aunque no las han sabido concretar.

Garrido ha explicado que los policías han admitido que no tenían orden de cerrar los colegios, solo de retirar las urnas con la máxima celeridad, pese a que el auto del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) así lo exigía: "El auto del TSJC no se cumplió", ha argumentado.

"La finalidad de la intervención no era cumplir la orden sino que era generar pánico, generar lesionados y generar humillados. Fue una operación de tipo militar", ha valorado la abogada.

NUEVAS DECLARACIONES

Esta semana está previsto que por el juzgado pasen entre el jueves y el viernes una decena de testigos de las cargas en el colegio Ramon Llull, y el viernes además declarará en la doble condición de víctima y de investigado el joven que perdió un ojo, Roger Español.

En este juzgado están investigados una treintena de policías por las cargas en los colegios Ramon Llull, IES Pau Claris, Escola Mediterrània, Fedac d'Horta, Ceip Àgora. Escola Infant Jesús, Escoles Pies de Sant Antoni y Escola Dolors Monserdà.

Etiquetas