El morbo, un aspecto consustancial a la naturaleza humana

El inspector jefe de la Policía Nacional, José Otín, imparte un taller de criminología en el congreso literario Pamplona Negra. 

El morbo, un aspecto consustancial a la naturaleza humana
Efe

El morbo y el interés por las historias más sórdidas es un aspecto consustancial de la naturaleza humana, asegura el inspector jefe de la Policía Nacional José Otín del Castillo, quien imparte esta semana un taller de criminología en el congreso literario Pamplona Negra.

Otín, experto criminólogo y profesor de Investigación Criminal y Psicología Forense, ha aseverado, en una entrevista con Efe, que el ser humano "tiene una parte muy morbosa, nos gusta todo aquel suceso que se sale de lo común. Es algo consustancial a la naturaleza humana el interés por el crimen y por el delito".

"Solo hay que ver", ha destacado, "que cuando se produce cualquier suceso y llegan los coches de policía con las luces a cualquier sitio, enseguida se llena aquello de gente, de curiosos para saber qué ha pasado".

La ciencia de la criminología y una parte concreta de la misma, la criminalística, han pasado a formar parte de la cultura popular a través de series como 'CSI', en la que se muestran análisis de ADN en pocos minutos cuando, en realidad, este proceso tarda desde unos días a varios meses, dependiendo del tipo de asunto que se trate y de la prioridad que se le dé al mismo.

Las series de televisión, el cine y la literatura, ha manifestado Otín, "se apoyan en una base real", pero tienen que adaptarla a sus propios tiempos narrativos, algo que "lleva a que mucha gente tenga una idea distorsionada de lo que se puede y no se puede hacer en ese sentido".

Por ejemplo, ha indicado, "todo el mundo tiene la creencia de que en cualquier sitio se encuentra ADN y que de esta forma lo resuelves todo, cuando la realidad es que se sigue utilizando en un porcentaje relativamente pequeño de asuntos".

"Se identifica muchísimo más a los delincuentes por dactiloscopia que por ADN. El 90% de las veces en que se identifica al autor es por huellas dactilares", ha resaltado el inspector.

En ese sentido, ha comentado que, en muchos escenarios criminales, no se encuentra ADN y, cuando se halla, no está en buenas condiciones o está presente en unas cantidades tan pequeñas que no sirve para el análisis.

Al ser preguntado sobre el caso de abusos sexuales de La Manada, juzgado en la Audiencia de Navarra, ha afirmado que lo conoce por los medios de comunicación y todo lo que aparece en los mismos, "yo, como profesional, lo pongo un poco en cuarentena, por mi propia experiencia", ya que "muchas veces las informaciones no son correctas, o están distorsionadas".

"Muchas veces, de lo que le llega al público a lo que ha sido realmente el suceso, hay una distancia importante", ha declarado Otín, que ha apuntado que esto ha podido suceder en el caso de La Manada.

En ocasiones, ha dicho, "la gente se sorprende por los resultados de un juicio, que es donde se ven las cosas con la información fiable y con todos los datos verídicos y comprobados".

"A mí no me sorprende en absoluto, porque estoy acostumbrado. A mí me ha pasado estar investigando algunos hechos y haber filtraciones que llegan a la prensa y leer en el periódico algo que tiene poco que ver con la realidad", ha precisado.

Este tipo de "distorsiones", ha subrayado, "existen y generan este tipo de equívocos en la opinión pública".

Etiquetas