Expertos en demografía sostienen que la despoblación es "una cuestión de Estado"

Este es un fenómeno con múltiples causas y especialmente preocupante en provincias como Soria, Teruel y Cuenca.

Cerca de 400 proyectos optan a las ayudas autonómicas para combatir la despoblación
Javier Escriche

La Asociación y el Colegio de Geógrafos Españoles han presentado en la Universidad de Valladolid el Manifiesto acerca de la Despoblación, asunto sobre el que el comisionado del Gobierno frente al Reto Demográfico, Ignacio Molina de la Torre, ha subrayado que es "una cuestión de Estado".

"Las medidas hay que tomarlas corto plazo y con una visión a largo plazo porque las cosas no se van a solucionar de inmediato", ha manifestado este jueves a los periodistas.

"Esto no se soluciona solo y, al margen de que exista o no un punto de no retorno, hay que hacer algo ya porque cada vez el problema es mayor", ha agregado.

A juicio de Molina "es claramente una cuestión de Estado, no de los pueblos pequeños o de la España vacía, también afecta a otros países como por ejemplo a Portugal, por lo que hay que tomar medidas conjuntas".

Esta iniciativa se enmarca dentro de las Jornadas de Geografía que a lo largo de dos días organiza el Departamento de Geografía de la Universidad (UVa)

En el manifiesto, que lleva por título 'Abordar el reto demográfico, hacer frente a la despoblación', ha participado el referido Ignacio Molina y también Jorge Olcina, presidente de la Asociación de Geógrafos Españoles; el presidente de la Delegación del Colegio de Geógrafos en Castilla y León, Eduardo Presencio, y Juan Carlos Guerra Velasco, director del Departamento de Geografía de la Universidad de Valladolid, entre otros.

Juan Ignacio Plaza Gutiérrez y Mercedes Molina Ibáñez, en nombre del grupo promotor del manifiesto, han sido los encargados de leer el documento, en el que se dice que "El Viejo Continente ha ido perdiendo, progresivamente, peso demográfico a escala mundial, su crecimiento se ha ido desacelerando, la fecundidad ha ido descendiendo, el número de jóvenes ha ido disminuyendo, la esperanza de vida ha aumentado y, por lo tanto, el envejecimiento de la población ha ido adquiriendo mayores proporciones".

"Al mismo tiempo, los flujos migratorios cobran cada vez mayor importancia y con consecuencias, en ocasiones, dramáticas, tanto procedentes de terceros países, como internamente entre el este y el oeste, sur-norte y zonas rurales-zonas urbanas", prosigue el documento.

Según el manifiesto, "en España las consecuencias de este cambio demográfico muestran una notable desigualdad territorial, plasmándose especialmente en su espacio rural, cuya situación se ha ido agravando en los últimos tiempos".

"Durante decenios, políticas de Estado en materia hidráulica, forestal, industrial o de infraestructuras han supuesto la lenta desarticulación, cuando no la eliminación física, de cientos de comunidades rurales que han visto muy dificultada su existencia", dice el escrito.

La despoblación es un fenómeno complejo y con múltiples causas y especialmente preocupante es el panorama en varias comunidades autónomas, como Castilla y León, Asturias, Aragón, Galicia y Cantabria (en estas dos últimas, sobre todo en el interior) y de provincias como Soria, Teruel y Cuenca.

Con otra dimensión también se da en Extremadura y en Castilla-La Mancha, al igual que en numerosos municipios de La Rioja y en otros de Navarra", prosigue el manifiesto antes de concluir que "el diagnóstico es claro: La desestructuración y los desequilibrios del territorio han aumentado, la cohesión territorial ha disminuido y se han desdibujado las capacidades para revertir el proceso en algunos territorios".

Etiquetas