Soto del Real: un desfile de ilustres

Por la prisión madrileña, en la que ingresó este jueves el exministro, han pasado algunos de los presos más conocidos del panorama mediático.

Rodrigo Rato, ayer a su llegada a la prisión madrileña de Soto del Real para cumplir con su condena

El exministro y expresidente del FMI Rodrigo Rato ingresó este jueves en la prisión de Soto del Real, en Madrid, un recinto que le va a acompañar durante un tiempo, mientras cumple la condena de cuatro años y medio por el caso de las tarjetas black. Esta cárcel alberga o ha albergado a un buen número de presos ilustres, entre los que figuran Luis Bárcenas, Ángel María Villar, Ignacio González o Mario Conde.

La prisión, oficialmente conocida como Madrid V y que contiene una media de 1.800 internos, ofrece dos caras. Por un lado, se trata del segundo recinto penitenciario en el que más agresiones a funcionarios se producen en España. Según los datos del sindicato Acaip, mayoritario en Instituciones Penitenciarias, en 2016 se produjeron 98 incidentes de este tipo, solo superados por los 124 de la cárcel de Estremera. Mientras, Zuera se sitúa en tercer lugar con 79 agresiones.

Pero por el otro está la situación de los presos VIP (políticos, banqueros o empresarios), la mayoría de las veces preventivos -Soto del Real es un centro de referencia para la Audiencia Nacional- y que son sometidos a un régimen penitenciario más suave. Esto, unido a que se trata de una prisión grande y relativamente nueva, aporta comodidad a este tipo de inquilinos. Teniendo siempre en cuenta, eso sí, que no deja de ser una cárcel y que los reos VIP suelen estar acostumbrados a un ritmo de vida muy elevado.

Luis Bárcenas es uno de los ‘emblemas’ actuales de Soto del Real. Pasó de forma temporal año y medio desde el verano de 2013, pero el pasado mes de mayo ingresó ya definitivamente para cumplir la condena de 33 años que le impuso la Audiencia Nacional por la trama Gürtel.

También por el caso Gürtel estuvo de forma provisional Francisco Correa, mientras que siguen ahí con condena en firme por la misma causa el exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega y el exconsejero madrileño Alberto López-Viejo.

Otro inquilino acusado de corrupción que ha ‘residido’ una temporada en Soto del Real es el expresidente madrileño Ignacio González.

El independentismo catalán ha tenido su cuota de protagonismo en la cárcel de Madrid V de la mano de los Jordis: Jordi Sànchez y Jordi Cuixart pasaron ahí nueve meses, desde octubre de 2017 a mayo de este año, cuando fueron acercados a prisiones de Cataluña. Mientras, de los partidos catalanes, aunque no por su acción independentista sino por corrupción, Soto de Real alojó a los políticos convergentes Lluís Prenafeta y Macià Alavedra. Lo mismo otro ilustre: Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente catalán y que pasó por el centro penitenciario entre abril y diciembre del año pasado.

Mario Conde acaba de ser absuelto de blanqueo y delito fiscal, aunque permaneció en la prisión de Madrid V durante dos meses en 2016, hasta que pagó una fianza de 300.000 euros.

Del ámbito empresarial, los más ilustres ‘inquilinos’ de la prisión madrileña han sido el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán y el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. El primero pasó una larga temporada en el centro penitenciario, desde diciembre de 2012 hasta su puesta en libertad por buen comportamiento el pasado mes de enero. El segundo tuvo dos breves estancias en 2013; en julio del año pasado se suicidó, cuatro meses después de ser condenado por el uso de tarjetas opacas.

El mundo deportivo tampoco se ha librado de Soto del Real. Así, Ángel María Villar, expresidente de la Federación Española de Fútbol, permaneció diez días en el centro, entre el 20 de julio y el 1 de agosto del año pasado. Continúa en el recinto penitenciario el que fuera presidente del FC Barcelona Sandro Rosell, que ingresó en mayo de 2017 acusado de presunto blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Etiquetas