Un chiste ya gastado

La dimisión el martes de Carmen Montón dio lugar a numerosos chistes con su apellido en Twitter.

Carmen Montón durante su comparecencia este martes.
Efe

La dimisión el martes de Carmen Montón dio mucho que hablar en Twitter. El problema de esta red social es que cuando encuentra un chiste fácil suele quemarlo demasiado rápido. Y el apellido de la ya exministra era un candidato probable para que se diese esto. Uno de los primeros, y quizás quien más éxito tuvo, fue Jordi Évole: "Hemos pasado de no dimitir nada a dimitir un montón...", tuiteó. Chorreo de retuits. Pero a partir de ahí hay que reconocer que la cosa empezó a ponerse repetitiva. "Ya son un Montón los que han dimitido por culpa de los másters", "tiene que haberle fastidiado un Montón", "van dos. Si Casado dimitiera ya serían un montón" o "Carmen copió un Montón de páginas..." son algunos ejemplos. No, no da mucho más de sí.

Etiquetas