OPINION

Turistas con inmigrantes

por
  • Ramón J. Campo
Centenares de pateras han sido interceptadas
Efe

Tarifa siempre presumía de ser el lugar donde se refugiaban los surferos de toda Europa y medio mundo porque hacía mucho viento y nunca faltaban las olas para practicar ese deporte, pero este año ha abandonado esa imagen idílica de modernidad de hippismo del siglo XXI. La fotografía y el vídeo de la playa de Tarifa con los inmigrantes saltando de una patera entre los turistas tumbados al sol es una mezcla brutal entre los que huyen de la pobreza de África con los europeos que disfrutan de su tipo de vida.

Los presidentes del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y del Estado francés, Emmanuel Macron, escenificaron la semana pasada en un encuentro raudo y veloz en la Moncloa que el fenómeno migratorio es uno de los grandes desafíos con los que se enfrenta la Unión Europea. Está claro que avanzar en una mayor integración política, económica y monetaria, sin olvidar el pilar europeo de los derechos sociales en los 27 países de la UE, debería ayudar al desarrollo de los países de África para contener o frenar la inmigración tan brutal que trae por España al 40% de todos los que llaman a sus puertas.

Cuando se bucea en las cifras de los meses que suman en lo que va de 2018, España ya ha recibido 20.992 inmigrantes, que suponen el triple de los que sus playas de Andalucía recibieron el año pasado en el mismo tiempo y supone un récord. Son una iniciativa plausible los viajes del ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, a Argelia, Marruecos y Algeciras para iniciar una política realista, pero negar el colapso migratorio en España cuando ha habido días con mil inmigrantes desembarcando en las playas es negar la realidad.

España defiende a Marruecos como su socio ante la Unión Europea e intercambia información de terrorismo yihadista. A Argelia le ofrece mejorar el control de las fronteras, afrontar las crisis humanitarias y catástrofes naturales. Pero España necesita que la UE se ponga delante y tome en serio esta crisis global de la migración. Así la imagen de Tarifa volverá a los surferos.

Etiquetas