Menu lateral amp
Caso Gabriel

Los padres de Gabriel declaran hoy ante el juez como testigos por el crimen de su hijo

Al encontrarse aún las actuaciones bajo secreto, no se podido producir personación como acusación particular por parte de los padres.

Europa Press Actualizada 22/03/2018 a las 07:41
20M


Ángel Cruz y Patricia Ramírez, progenitores del niño de ocho años Gabriel Cruz, ha sido citados este jueves por el juez Rafael Soriano para que comparezcan en calidad de testigos en el marco de las diligencias previas abiertas para esclarecer la muerte violenta del pequeño a manos presuntamente de la pareja sentimental del padre, Ana Julia Quezada.

Ambos acudirán al Juzgado de Instrucción 5 de Almería a las 12.00 y lo harán como testigos ya que, al encontrarse aún las actuaciones bajo secreto, no se ha producido personación como acusación particular, según han confirmado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Cabe recordar que el juez imputa a la investigada la presunta comisión de un delito contra la integridad moral.

Se trata de una nueva diligencia ordenada por el magistrado Rafael Soriano, quien también ha acordado investigar si Ana Julia Quezada suministró drogas al pequeño después de llevárselo el 27 de febrero cuando salió de la casa de su abuela en Las Hortichuelas, en Níjar (Almería), ya que la Guardia Civil halló ansiolíticos durante el registro del vehículo en el que encontraron el cuerpo sin vida del pequeño 13 días después en Vícar.

En concreto, ha pedido que se averigüe si hay trazas de esta sustancia en el cadáver de Gabriel para determinar si fue drogado o, por el contrario, los fármacos encontrados eran "para consumo propio" de Quezada. Será la ampliación del informe preliminar de autopsia el que determine este extremo una vez que el Instituto Nacional de Toxicología de Sevilla remita al juzgado el resultado de los análisis de las muestras biológicas remitidas desde el IML de Almería. Cabe recordar que los forenses concluyeron que el niño falleció por "asfixia mecánica" el mismo día en el que se perdió su rastro.

En su auto de ingreso en prisión, el magistrado Rafael Soriano sostiene que "resulta presuntamente incuestionable la participación" de Quezada en la muerte del menor y asegura que de su comportamiento "se infiere una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen".

Indica que, como parte de ese "macabro plan criminal", se intentó dotar de una coartada haciendo labores de pintura en la finca de Rodalquilar, en Níjar y que, además, "dio una falsa apariencia de preocupación por la desaparición y suerte del niño", al que se llevó "mediante engaño o promesa de devolverlo prontamente a jugar".

"Mantuvo el engaño a lo largo de los días, aumentándolo hasta el punto de colocar ella misma una camiseta del menor en el monte", subraya el juez, lo que achaca a su deseo de "despistar a los agentes de la autoridad que practicaban la búsqueda" hasta encontrar el "momento" de poder "hacer desaparecer el cuerpo".

El magistrado Rafael Soriano apunta que Ana Julia Quezada "aprovechó un momento temporal en que sabía que iba a estar a solas con el niño", al que mató asfixiándole, y destaca que enterró su cuerpo sin vida en un "hoyo que previamente había hecho con una pala" y luego quiso deshacerse del cadáver en un invernadero de acuerdo a las escuchas acordadas por el juzgado instructor y cuyo contenido está en una pieza separada.

"Las pruebas revelan, presuntamente, una falta de sentimientos y humanidad que ella misma ha calificado, que, de ser ciertas, serían de pura crueldad", concluye para remarcar las "abrumadoras pruebas contra ella" no solo "porque ella misma ha reconocido el luctuoso suceso" sino también por las intervenciones acordadas judicialmente y a las pruebas recopiladas por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.





Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual