Menu lateral amp
Caso Gabriel

Ana Julia confiesa que mató a Gabriel de un golpe con un hacha y luego lo asfixió

La mujer de 43 años ha prestado declaración este martes durante cerca de dos horas ante la Guardia Civil y después ha reconstruido el crimen en la fina donde lo cometió.

Actualizada 13/03/2018 a las 20:55


Ana Julia Quezada, la mujer detenida por su presunta implicación en la muerte del niño Gabriel Cruz, se ha derrumbado en el interrogatorio que se ha llevado a cabo este martes ante especialistas de la Guardia Civil y ha confesado que mató al niño de ocho años con la parte roma de un hacha durante una discusión. Al pequeño se le buscaba en Almería desde su desaparición el 27 de febrero.

La confesión se ha producido en la Comandancia de la Guardia Civil de Almería donde Quezada ha prestado declaración durante una hora y media o dos horas ante los agentes de la investigación. Ha sido entonces cuando ha reconocido que durante una discusión con el pequeño el mismo día de su desaparición le asestó un fuerte golpe con la parte roma de un hacha.

Ana Julia, de 43 años y de origen dominicano, fue detenida por su presunta implicación en la muerte del niño Gabriel Cruz cuando trasladaba el domingo su cuerpo en el maletero de un coche. Según su abogada, el interrogatorio duró cerca de dos horas y respondió "a todas las preguntas", sin poder más detalles al estar declarado el secreto de sumario.

La letrada Beatriz Gámez ha asegurado a preguntas de la prensa tras abandonar la Comandancia de la Guardia Civil que la única sospechosa por la muerte de Gabriel se ha prestado a "colaborar" con los agentes, al tiempo que ha asegurado que este martes ha sido la "primera vez" que los especialistas le han pedido que hablara sobre lo ocurrido.

Concluye la reconstrucción del crimen en la finca de Rodalquilar

Ana Julia Quezada ha vuelto a ser trasladada a la localidad de Rodalquilar, en Níjar (Almería), para una reconstrucción de los hechos dirigida por los agentes que coordinan la investigación de la Guardia Civil que ha durado alrededor de 40 minutos.

La mujer ya fue trasladada a esta localidad este lunes durante un registro de la finca en la que se encuentra el pozo en el que presuntamente ocultó al niño tras su desaparición el 27 de febrero, hasta que presuntamente lo extrajo este domingo de él y lo trasladó en su vehículo hasta Vícar (Almería), donde fue detenida.

Al parecer, la Guardia Civil tiene previsto actuar en este punto y en otros como el vertedero donde presuntamente habría tirado la ropa del niño tras su desaparición.

Durante la reconstrucción del crimen la acusada a asegurado que actuó en solitario, según ha explicado a los periodistas su abogada, Beatriz Gámez. "Dice que lo ha hecho sola", ha indicado en declaraciones a los periodistas en la finca de Rodalquilar donde ocultó el cadáver del hijo de su pareja.

Golpeó al pequeño y lo asfixió

Quezada ha confesado ante la Guardia Civil que golpeó al niño de 8 años con la parte roma de un hacha y posteriormente lo asfixió.

Al ser interpelada sobre si fue un crimen planeado ha reiterado que no podía aclarar más, si bien ha negado con la cabeza.

Asimismo, al preguntarle por si los hechos tuvieron lugar en esta finca después de que se llevase allí al niño a pintar o hacer otra actividad, ha respondido que es "lo más probable".

Afirma que su cliente será conducida ahora a la Comandancia de la Guardia Civil en Almería y que no se practicarán más registros u otras pruebas y que sobre las 12:00 será cuando Ana Julia Quezada pase a disposición del juez.

Quezada pudo actuar movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a su país, República Dominicana, donde quería instalarse, según la hipótesis con las que se trabaja en la investigación.

Pruebas

La Guardia Civil trabaja este martes a contrarreloj para recabar pruebas al objeto de elaborar un atestado lo más completo posible para que, junto con el informe de la autopsia, se aporten pruebas sólidas al juez que instruye la muerte del niño Gabriel Cruz. Los principales focos de la investigación se centran en cómo falleció el menor, si la única detenida actuó sola y dónde ocultó su ropa y el cuerpo.

Hasta Almería se ha desplazado el coronel Manuel Sánchez Corbí, jefe de la Unidad Central Operativa (UCO), al que se vio salir del registro practicado este lunes por la tarde en la vivienda de Puebla de Vícar a la que se dirigía Ana Julia Quedaza el domingo en el momento de su detención, cuando transportaba en el maletero de su coche al pequeño Gabriel.

Galería:Funeral por Gabriel Cruz en la catedral de Almera

Por su parte, el titular del Juzgado de Instrucción 5 de Almería, Rafael Soriano, ha prohibido la incineración del cadáver del menor por si fuera necesario practicarle más pruebas.

Los avances en la investigación se ha producido horas después de que comenzará el funeral de Gabriel, que se ha desarrollado en la Catedral de Almería con una gran presencia de gente. Cientos de personas abarrotaron el templo y la plaza que da acceso al mismo, donde han sido instaladas pantallas gigantes para que los asistentes que no han podido entrar puedan seguir la misa oficiada por el obispo de Almería, Adolfo González Montes.

Los coros y palmas se han repetido una y otra vez exclamando "todos con Gabriel" a la llegada de los padres, Ángel Cruz y Patricia Ramírez. Él ha sido consolado por su expareja, que le ha acariciado con insistencia el hombro mientras el ataúd con los restos de su hijo era introducido en la Catedral.

Patricia Ramírez, madre del niño, ha afirmado que sabe que su hijo "estará ya jugando con sus peces" y ha declarado en referencia a la detenida que "la bruja ya no existe".

"Ayer me llegó por internet un cuento muy bonito, no sé quién lo ha escrito. Decía que en realidad nosotros no habíamos perdido, sino que mi hijo había ganado", ha revelado la progenitora al finalizar la misa por el alma de su hijo celebrada en la Catedral de Almería.

Numerosas autoridades políticas e institucionales, como la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, o la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, la coordinadora regional de Podemos, Teresa Rodríguez, y familias de víctimas como la de Mariluz Cortés han asistido al funeral entre los numerosos asistentes.

Zoido ha acudido emocionado al funeral con la bufanda azul del pequeño que su madre, Patricia Ramírez, le ha regalado tras llevarla puesta desde que desapareció el 27 de febrero.

En Valencia, el balcón del Ayuntamiento se ha llenado durante la mascletà de este martes de pequeños peces blancos de papel en recuerdo de Gabriel para mostrar los condolencias del mundo de las Fallas y su solidaridad con la familia y amigos del menor asesinado.

También el embajador de República Dominicana en Madrid, Olivo Rodríguez Huertas, expresó su profunda consternación y solidaridad con España por el asesinato e hizo un llamado a la comunidad dominicana a la reflexión.

Preguntas pendientes

Mientras se intenta aclarar las razones que movieron a Quezada, la Guardia Civil trata de localizar el lugar donde la detenida ocultó el cadáver antes de envolverlo en una manta e introducirlo en el maletero de su vehículo, lo que sí pudieron observar los agentes que poco después la detuvieron.

Aún no ha trascendido en qué momento Quezada, que según la principal hipótesis actuó sola, obligó o engañó al niño para irse con ella, dónde lo mató y si cambió de ubicación el cuerpo durante los 13 días que lo mantuvo oculto.

Desde el primer momento las sospechas se centraron en el entorno del niño y fueron acotándose en Ana Julia. El hallazgo por ella misma de una camiseta de Gabriel -prácticamente seca cuando había llovido sin parar durante días- terminó de apuntalar las pesquisas hacia ella.

Hasta el punto de que al menos en dos ocasiones los agentes le requirieron el teléfono móvil y ella argumentó que lo había perdido.

Su actitud durante esos días también ayudó a confirmar la implicación de Quezada, de la que ya los padres de Gabriel habían sido informados mientras mantenían la esperanza de que, como dijo Patricia Ramírez, la madre del pequeño, "se ablandara y se viniera abajo".

El secuestro fue una de las posibilidades que manejaban los investigadores, aunque no se solicitó ningún rescate a la familia, que se mostró dispuesta a ofrecer una cantidad por cualquier noticia que permitiera la localización de Gabriel.

Una mujer "manipuladora"

Según expertos en salud mental, la presunta asesina de Gabriel tiene rasgos psicopáticos. Quienes conocieron a Ana Julia en su etapa en Burgos la describen como una mujer que manipuló a todas sus parejas. Dos de ellas incluso llegaron a denunciarla.

Video:Ana Julia es egosta y manipuladora

La hija de uno de los hombres con los que la detenida mantuvo una relación en 2012 ha asegurado este martes que Ana Julia "vació las cuentas" de su padre "estando él ingresado" y "se compró un piso en República Dominicana a su costa".





Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual