Menu lateral amp
Santiago de Compostela

Incoherencias y grabaciones motivan la imputación de la madre de la niña hallada muerta

Una grabación muestra a madre e hija en un coche en un momento en el que ya se le daba por desaparecida.

Efe. Santiago Actualizada 25/09/2013 a las 10:24


La Guardia Civil, apoyada en incoherencias testimoniales y en las grabaciones de las cámaras de seguridad, ha imputado este martes por la presunta comisión de un delito de homicidio a Rosario Porto, la madre de Asunta Yong Fang, la niña de 12 años que en la madrugada del domingo fue hallada muerta y con evidentes signos de violencia.

Abogada y ex cónsul de Francia en Santiago, la mujer fue detenida este martes por la misma mañana tras la ceremonia de cremación y a consecuencia de las "incongruencias", "ambigüedades" y "versiones contradictorias" que se reflejan en la denuncia efectuada por la desaparición de la menor el sábado.

También ha sido determinante, han señalado fuentes cercanas al caso, el hecho de que una de las cámaras próximas al domicilio de Rosario Porto en la capital gallega grabase a la madre y a la niña en el interior de un coche a una hora en la que según la versión de la ahora imputada la cría ya habría sido dada por desaparecida.

En el informe elaborado por la policía tras la primera declaración en comisaría de los padres de la menor, Rosario Porto Ortega declaró que mantenía una "excelente" relación con la niña, Asunta Yong Fang Basterra Porto, de origen chino y a la que adoptaron cuando apenas tenía un año.

En este documento se dice que "nunca han tenido (los padres) ningún problema con la niña, con la que tienen una excelente relación", y que "tampoco tienen conocimiento de ningún problema en el centro escolar".

La desaparición de la niña, según consta en la denuncia, se produjo entre las siete de la tarde y las nueve y media de la noche del pasado sábado 21 de septiembre.

Pocas horas después, el cadáver de la pequeña apareció en una pista del municipio de Teo que discurre paralela a la carretera AC-841, próxima a Santiago de Compostela.

La madre, que compareció en comisaría con su exmarido, contó en su declaración a la policía que ella misma dejó a su hija en su domicilio, en Santiago, "realizando sus tareas escolares", mientras ella salió a la calle "a realizar unas gestiones, no dejando la puerta cerrada con llave".

Cuando regresó, sobre las 21:30 el sábado, pudo "comprobar que la puerta se encontraba cerrada con llave y la alarma del inmueble conectada, encontrándose la casa en perfecto estado".

Rosario Porto contó a los agentes que esta situación no le resultó "extraña", "ya que su exmarido vive muy próximo a su casa (escasos 25 metros) y su hija en numerosas ocasiones va al domicilio de su padre, con el que tanto ella como la declarante tienen muy buena relación", prosigue el testimonio.

Una vez que echó en falta a su hija, Rosario Porto, siempre según el informe policial, se puso en contacto con su exmarido "pensando que su hija pudiese estar con él, siendo dicha gestión infructuosa".

Según se indica en el atestado policial, tanto el padre como la madre "estuvieron esperando un tiempo prudencial y dado que la niña no regresó a su domicilio, se pusieron en contacto con varios conocidos y amigos de la niña con resultado negativo".

La madre de la pequeña contó a los agentes policiales un "único" hecho extraño "que sucedió en su domicilio". Según el relato de Rosario Porto, "a mediados del mes de julio, por descuido", dejó las llaves de su piso puestas y sobre las 02:30 de la madrugada escuchó a su hija dar gritos y se levantó de la cama pudiendo comprobar como había un hombre, de complexión fuerte y con guantes de látex, huyendo por el pasillo, "al cual intentó agarrar con resultado infructuoso".

La madre imputada por el presunto homicidio de su hija contó a la policía que de estos hechos no presentó denuncia, "dado que no quería causarle ningún tipo de trauma a su hija".

Fuentes próximas a la investigación han dicho que la causa más probable de la muerte de Asunta es asfixia, aunque se indaga si pudo haber sido sedada para que no opusiese resistencia, y han indicado igualmente que se efectuó un registro en una vivienda que Porto posee en Teo, muy cerca de donde apareció el cadáver de su hija.

Esta tarde se ha celebrado en Santiago el funeral por Asunta, oficiado por un párroco amigo de la familia que ha dicho que "Dios no quería esta muerte, pero ha sucedido". Tras el acto religioso, seguido por el padre desde la primera fila, se registraron incidentes por la presencia de fotógrafos y cámaras de televisión.

La periodista Tareixa Navaza, que había ejercido de portavoz de la familia de la niña Asunta Basterra Porto, hallada muerta el pasado domingo en las cercanías de Santiago, se ha mostrado abatida tras la detención de la madre de la menor y ha precisado que a partir de ahora los que deben hablar son el padre de la niña o los abogados.




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual