Un futuro eléctrico... ¿y autónomo?

La muestra suiza refleja que la revolución de los coches con baterías es imparable y llega a más marcas, pero adelanta también la llegada de los vehículos sin conductor. 

Salón del Automóvil de Ginebra
Agencias

Expresa el Salón del Automóvil de Ginebra el presente, el futuro inmediato y una proyección de lo que puede ocurrir en el sector a unos años vista. La edición número 88 del gran certamen suizo, abierto estos días al público, constata el buen momento de la automoción en Europa, puesto de manifiesto con la presentación de más de un centenar de novedades, entre las que priman las destinadas a ser ‘best sellers’ –todocaminos y berlinas, especialmente– y la creciente electrificación de todo tipo de modelos. No pueden faltar en una cita como esta los deportivos que invitan a conducir a gran velocidad o los modelos más lujosos que uno pueda encontrar en el mercado, pero los vehículos que más sorprenden son aquellos que no necesitan conductor. Se exhiben como coches de concepto, es decir, prototipos que no sabemos si llegarán a ser producidos en serie.

Un recorrido por el amplio espacio de Palexpo, donde se celebra el certamen, permite comprobar la fuerte apuesta de las marcas más generalistas por los SUV (‘sport utility vehicles’), que es el segmento que más crece: dos de cada cinco vehículos que se venden en Europa son estos denominados todocaminos. En Ginebra brillan modelos como el BMW X4, un SUVpremium, y otros como el Honda CR-V, el Hyundai Santa Fe, el Lexus UX, el Range Rover SV Coupé y el Skoda Vision X. Citroën, la más desenfadada marca del grupo francés PSA, tiene en su estand el SUVcrossover que se fabrica en la planta de Opel en Zaragoza, el C3 Aircross, si bien este ya había sido presentado con anterioridad. Citroën sí ha llevado dos novedades a Ginebra: el nuevo Berlingo y el renovado C4 Cactus.

Peugeot, otra marca de PSA, presenta en Ginebra su nuevo 508, una berlina que ha renovado por completo, con un aspecto más deportivo y una mayor dotación tecnológica. En el espacio expositivo de esta firma destaca sobremanera la gigantesca figura de un león, su imagen más característica, junto a la que muchos se hacen selfis estos días.

Otra berlina protagonista en el salón suizo es el modelo Audi A6, que llega a su octava generación manteniendo su esencia, aunque con incorporaciones más tecnológicas.

Otras novedades del grupo Volkswagen llaman mucho la atención, entre ellas las relacionadas con la nueva marca deportiva de la firma española Seat. Con el sello de Cupra se exhibe una versión del SUV Ateca, todocamino que con el nombre de un pueblo de Zaragoza se presentó precisamente en Ginebra hace dos años. En ese ‘stand’ puede verse también el Cupra e-racer, un turismo de competición 100% eléctrico.

La avalancha de presentaciones de modelos que funcionan con baterías –fabricadas siempre en Asia, por cierto– no supone una gran noticia. Desde hace un tiempo en todos los salones del automóvil se presentan coches eléctricos de muy diversos tamaños y con una proyección más bien desigual.

La coreana Hyundai muestra una versión eléctrica del modelo Kona, un SUVurbano 0 emisiones con expectativas.

Muy buenas sensaciones está dando asimismo el Jaguar I-Pace, un todocamino completamente eléctrico al que se ve ganar en velocidad a un Tesla X en un celebrado vídeo de You Tube.

En esa misma apuesta por vehículos más amigables con el medio ambiente compite una marca prémium como Bentley y su nuevo Bentayga, un híbrido enchufable con gran presencia. Porsche, por su parte, ha desvelado su prototipo eléctrico Mission E Cross, un SUV que tiene elementos todoterreno y del que la marca destaca su "innovadora" pantalla con funcionamiento táctil y con control de seguimiento de la vista.

Más allá de ese coche eléctrico que dista mucho de ser popular aún está el vehículo autónomo, hecho realidad ya por varias marcas que quieren demostrar hasta dónde son capaces de llegar, aunque su puesta en marcha generalizada sea aún una utopía. La francesa Renault, por ejemplo, muestra en Ginebra su flamante EZ-GO, un vehículo de uso compartido que no necesita conductor y de propulsión completamente eléctrica. Más llamativo por su extraña forma es el prototipo de coche autónomo Icona Nucleus, cuyo espacio interior derrocha lujo y se muestra cómodo.

En este contexto trabaja el primer fabricante del mundo, el grupo Volkswagen, del que llama mucho la atención su prototipo I.D. Vizzion, su ‘buque insignia’ eléctrico, preparado para una conducción plenamente autónoma y que llegará en 2022 con hasta 650 kilómetros de autonomía. De la misma multinacional puede verse en Ginebra el Audi e-tron prototype, el primer todocamino 100% eléctrico de la firma de los cuatro aros con una potencia de 550 caballos.

En el complejo Palexpo no dejan de sorprender coches de gran lujo como el Lagonda, una joya de Aston Martin, la marca que utiliza en sus películas el agente secreto británico James Bond. "¿Será este el vehículo que se verá en el próximo filme del 007?", se preguntaba alguien en Ginebra. Más terrenales, en todo caso, son los modelos de compañías como la sueca Volvo (el V-60), la estadounidense Ford (Edge) o la surcoreana Kia (Ceed), nada qué ver con la excentricidad de ese nuevo coche que vuela, el holandés Liberty PAL-V.

Volver al suplemento de motor. 

Etiquetas