Opel Mokka X, un diésel muy ahorrador en formato SUV

La versión CDTI de 136 caballos del Mokka X monta un motor de consumo espartano –solo 5,5 litros a los 100 km– que, además, va muy bien. 

Opel Mokka X, un diésel muy ahorrador en formato SUV
Oliver Duch

Nació en 2012, pero cambió a finales de 2016 para llamarse Mokka X, un apellido que desde entonces llevan todos los Opel con características de todoterreno. Además del Mokka, fabricado en la planta zaragozana de Figueruelas, también se llaman X los nuevos Crossland –recientemente presentado en público– y el Grandland.

El Opel Mokka X es un todocamino de 4,28 metros de longitud con una estética deportiva, joven y desenfadada. La distancia libre al suelo –15,8 centímetros– y sus llantas de aleación demuestran su capacidad para moverse en diferentes territorios con soltura. La versión probada por HERALDO ofrece tracción 4x4 que ayuda en esta tarea aportando una mayor seguridad, estabilidad y control. Al iniciar la marcha en cuesta, aparcar en una pendiente o abordar una bajada pronunciada, el Mokka X pone todo de su parte, con el asistente de salida en cuesta y el control de velocidad en descenso.

Por fuera, en el frontal destacan sus faros inteligentes que, de forma automática, se adaptan a las circunstancias del tráfico, con tecnología led, un 30% más luminosos que unas luces halógenas.

Por dentro, la unidad de prueba ofrece un acabado superior que cuenta con materiales de calidad en el salpicadero y en los asientos, tipo premium. Todo está muy ordenado y con un diseño claro de sus instrumentos. Cada cosa en su sitio. Destaca en el frontal una pantalla táctil –que puede ser de 7 u 8 pulgadas– muy práctica para manejar el navegador, la radio o el teléfono, entre otras funciones. Un lujo son el techo solar de grandes dimensiones que aumenta la sensación de espacio y libertad y los asientos ergonómicos, de cuero, con posibilidad de ampliar la banqueta de las butacas delanteras del coche.

La gama de motores está compuesta por dos de gasolina –1.4 Turbo de 140 CV y 1.4 Turbo de 152 CV–, uno diésel –1.6 CDTI de 136 CV– y uno que puede funcionar indistintamente con gasolina o con GLP –1.4 Turbo 140 CV–. Las versiones diésel de 136 CV y gasolina de 140 CV pueden ir asociadas a un cambio automático y a un sistema de tracción en las cuatro ruedas, una combinación que es obligada si se opta por el motor de gasolina de 152 CV. Salvo esta última, todas las versiones se pueden pedir con tracción en las ruedas delanteras y cambio manual de seis velocidades.

La unidad de pruebas de HERALDO es un diésel de 136 CV, un motor que mueve con suficiente soltura al Mokka X y consume poco carburante –incluso sin practicar una conducción especialmente cuidadosa–. Va muy bien, sobre todo, a partir de 1.500 o 1.600 revoluciones donde la respuesta es eficaz y, sobre todo, gasta muy poco. En la prueba ha registrado un consumo medio de 5,5 litros a los 100.

Además, el Mokka X monta el sistema onstar, con wifi para siete dispositivos móviles y llamada de emergencia a una centralita donde te atienden de forma personal los 365 días del año y 24 horas al día.

La unidad de pruebas, completamente equipada, ronda un precio de 28.000 euros, pero hay un Mokka X desde unos 19.000 euros, que con descuentos y promociones de la marca se queda en 16.790 euros.

Volver al suplemento de motor. 

Etiquetas