Las familias de acogida de menores piden más medios y profesionalizar su labor

Adafa se muestra escéptica ante la noticia de que el Gobierno permita el acogimiento entre comunidades.

Actualmente, Verónica Vázquez es madren de acogida de un bebé de 13 meses
Aránzazu Navarro

Más recursos económicos destinados al acogimiento familiar y a la captación y profesionalizar la figura de los acogedores. Esas son las reivindicaciones principales que hacen desde la Asociación de Acogimientos familiares de Aragón (Adafa). Por otro lado, ante la noticia de que el Gobierno central permitirá las adopciones y las acogidas entre autonomías se muestran cautelosos ya que afirman que "no se puede generalizar" y "dependerá de los casos".

Según los últimos datos ofrecidos por el Gobierno de Aragón, hay cerca de 80 menores en la Comunidad que residen en familias de acogida ajenas a sus vínculos biológicos y 312 en centros residencias. Las causas por las que estos niños son tutelados por la DGA son muy variadas: abandono, situación de desamparo o malos tratos, entre otras. Las familias de acogida se dividen a su vez en dos grupos: urgentes o temporales. Las primeras se encargan de los casos que requieren una actuación rápida y el tiempo que pasan en la familia es más reducido que en el caso de las temporales. "Una familia de acogida de urgencia tiene como mínimo tres niños de acogida cada año", explica José Antonio Martínez, presidente de Adafa. Este colectivo cuenta en la actualidad con 126 familias socias –que tienen o han tenido niños en acogida– y quiere reducir esta última cifra y seguir el modelo anglosajón.

"En Inglaterra desde los 0 hasta los 11 años no hay ningún niño en residencia, todos están en familia", explica José Antonio Martínez, presidente de Adafa, quien apuesta por a través de "un sistema de autónomos destinar una cantidad de dinero a la familia por cuidar a un determinado número de menores". Hasta el momento, los acogedores reciben una prestación económica para los gastos del niño que tienen a su cargo. No obstante, piensan que no es suficiente. "En el caso de los acogimientos de urgencia, uno de los miembros de la familia tiene que estar disponible casi las 24 horas, no todo el mundo puede permitírselo", señala el presidente.

En este sentido, desde Adafa afirman que el Gobierno deriva recursos a los acogimientos familiares, pero "a los que ya están", y argumentan que "faltan campañas de concienciación", porque "no se conoce la labor que hacen las familias acogedoras y porque tampoco se sabe la situación de estos niños". "Una de las asignaturas que tiene pendiente España es la sensibilización del acogimiento familiar y la protección a la infancia", subraya Martínez. Por otro lado, reclaman la creación del acogimiento especializado ya que "también los hay y alguno hemos hecho".

En cuanto a la medida anunciada en el Congreso sobre la acogida de menores entre comunidades, la Asociación se muestra recelosa. "No podemos pretender que un menor de Zaragoza, tutelado por la DGA se tenga que ir a Madrid porque hay una familia que lo puede acoger, porque tendrá concertadas visitas con su familia biológica", concreta el presidente de Adafa. Además, explica que ya se han hecho algunas con niños específicos "cuando su vida corría peligro", pero no cree que se pueda "generalizar" y extender a todos los casos.

Etiquetas