Bucarest quiere evitar que una rumana se convierta en fiscal general de la UE

La ex fiscal de anticorrupción presentó en diciembre una demanda contra el Gobierno rumano por haberla destituido sin la posibilidad de defenderse.

El presidente de Rumanía, Klaus Iohannis.
Zipi

El Gobierno de Rumanía, que preside este semestre la Unión Europea, está intentando evitar que Laura Codruta Kovesi, ex fiscal anticorrupción del país balcánico, sea elegida como fiscal general europea, informa este martes la prensa local.

Según el portal de noticias regional Balkan Insight, el ministro de Justicia rumano, Tudorel Toader, dijo este lunes por la noche ante la prensa en Bucarest que los miembros del comité de selección "no son conscientes de los abusos cometidos por Laura Codruta Kovesi, que han afectado a ciudadanos y al Estado de derecho" en Rumanía.

Agregó que durante la reunión informal de ministros de Justicia de la UE, que se celebrará este viernes en Bucarest, informará a sus homólogos sobre los supuestos abusos de Kovesi.

La antigua fiscal anticorrupción rumana, destituida el año pasado por el Gobierno socialdemócrata pese a la oposición del presidente rumano, Klaus Iohannis, es una de las tres últimas candidatas preseleccionadas para este nuevo cargo comunitario, creado en 2017 y que debe iniciar su trabajo en 2020.

Kovesi y el Gobierno populista rumano, formado desde diciembre de 2016 por socialdemócratas y liberales, están enfrentados por las investigaciones de corrupción contra personas cercanas al gobernante Partido Socialdemócrata (PSD), incluido su líder, Liviu Dragnea.

La fiscal fue finalmente destituida en julio de 2018 en base a un informe del Gobierno que la acusaba de supuesto abuso de poder y presiones contra fiscales para construir casos contra políticos, algo que Kovesi siempre ha negado.

En diciembre pasado, la fiscal, reconocida por su trabajo a nivel comunitario, presentó una demanda contra el Gobierno rumano ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por haberla destituido sin la posibilidad de defenderse.

Bruselas había elogiado en los últimos años a la Justicia rumana, y especialmente a Kovesi, porque había procesado y encarcelado a cientos de políticos, incluidos ministros y un ex primer ministro, por corrupción.

Sin embargo, para el gubernamental PSD la Justicia se había "politizado" y considera que muchas de las investigaciones contra sus correligionarios son por motivos políticos.

Rumanía, uno de los países más pobres y corruptos de la UE, entró en la Unión en 2007 y asumió durante este semestre por primera vez la presidencia comunitaria.

Aparte de Kovesi están en la lista de preseleccionados un fiscal francés y otro alemán.

Etiquetas