Las zonas mineras de Alemania recibirán 40.000 millones de euros para su transformación

Alemania se propone abandonar el uso del carbón a más tardar en 2038.

Tensión en Andorra durante la visita de la ministra Ribera
Jorge Escudero

El carbón deberá dejar de usarse en Alemania para generar energía a más tardar en 2028, según las recomendaciones de una comisión que llegó a un acuerdo tras 21 horas de negociaciones en el Ministerio de Economía.

Varios medios alemanes, con base en fuentes de la comisión, aseguran que el acuerdo se produjo con 27 votos a favor y sólo un voto en contra.

La comisión, nombrada por el Gobierno, está formada por representantes de los estados federados, de la industria, de los sindicatos y de ONG defensoras del medio ambiente.

Se espera que las recomendaciones de la comisión desemboquen en un proceso legislativo.

Actualmente, cerca un tercio de la energía en Alemania es generada por centrales termoeléctricas que funcionan con carbón lo que deberá irse reduciendo paulatinamente en los próximos años.

La energía generada por carbón deberá ser reemplazada por el uso de energías renovables y por un aumento de la eficiencia energética.

Paralelamente, se continuará con el plan de abandono de la energía nuclear. La última central nuclear deberá cerrarse en 2022.

La reducción del uso del carbón ya estaba en marcha pero se consideraba necesario acelerarla para poder cumplir con las metas de reducción de emisiones de C02.

Por otra parte, las regiones en los que el uso del carbón sigue teniendo una importancia económica fuerte deberán recibir en un periodo de veinte años cerca de 40.000 millones de euros para hacer frente a las transformaciones estructurales.

En 2032 se deberá hacer una evaluación del plan para determinar si el abandono del carbón se puede adelantar a 2035.

Etiquetas