El peso sigue en caída libre y coloca contra las cuerdas al Gobierno argentino

El dólar se revaloriza un 20% frente a la moneda nacional en un solo día y extiende el pánico en los mercados debido al agravamiento de la crisis.

El peso sigue en caída libre y coloca contra las cuerdas al Gobierno argentino
Reuters

Con un alza del dólar superior al 20% en un día, la economía argentina parecía hoy una maquinaria totalmente fuera de control. Un día después del breve mensaje del presidente, Mauricio Macri, en el que anunció una renegociación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para adelantar los desembolsos de un préstamo de 50.000 millones de dólares (42.800 millones de euros), el mercado cambiario, que había reaccionado con pánico la víspera, tuvo hoy un día de furia. La cotización del dólar, que había aumentado un 8% en pesos el miércoles, se disparó casi al 21%.

Fue un día frenético. Apenas abrieron los mercados la cotización pasó de los 34,5 pesos del cierre de la víspera a 42 pesos. El Banco Central elevó la tasa de interés del 45% al 60% y subió los encajes bancarios. Las medidas dieron una tregua a la cotización, pero poco después el peso se hundió de nuevo. La autoridad monetaria volvió entonces a intervenir, esta vez con una oferta de 500 millones de dólares (427 millones de euros), para calmar la demanda. Lo hizo al cierre de la jornada en un intento de apaciguar la situación.

La crisis financiera argentina, que se arrastra desde finales de abril, se aceleró en los últimos días cuando los mercados percibieron las dificultades del Gobierno de Macri para cumplir con los compromisos externos de este año y el próximo. En aquellos días el dólar cotizaba en torno a 21 pesos. El presidente consiguió un préstamo del FMI en junio y recibió ese mismo mes un primer desembolso de 15.000 millones de dólares (12.900 millones de euros). Pero el Banco Central usó la mayor parte de los fondos para contener la devaluación mientras las tasas de interés siguen altas y la economía entra en recesión.

El pasado miércoles, Macri anunció que había acordado con el FMI adelantar los desembolsos previstos para los próximos tres años. Pero el anuncio, sin detalles del nuevo programa financiero, provocó lo contrario de lo que se proponía y el dólar subió un 8%. Peor aún, el organismo internacional emitió un comunicado firmado por su directora gerente, Christine Lagarde, en el que quedó relativizada la palabra del mandatario argentino.

Nueva evaluación del FMI

Lagarde precisó que el FMI «reexaminará el programa financiero» acordado con Argentina. Es decir, que no se trataba de un acuerdo ya sellado. «He instruido al personal del Fondo para que trabaje con las autoridades argentinas a fin de fortalecer el pacto y reevaluar el cronograma del programa financiero», dijo. También advirtió de que esa propuesta, que será sometida a análisis, exigirá a cambio una «política monetaria y fiscal más fuerte». El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, consideró que ese anuncio «despeja cualquier duda».

Hoy, antes de la apertura de los mercados, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo que las dificultades que enfrenta el Gobierno no representan un fracaso económico sino que son «parte de un proceso de recuperación». El funcionario, que es blanco de fuertes críticas de empresarios que piden su renuncia, descartó además que Macri esté pensando en modificar el gabinete. «No hay previsto ningún cambio. El presidente está seguro de tener el equipo adecuado», dijo.

Minutos después, el mercado abrió y comenzó una estrepitosa caída del peso. El riesgo país superó los 800 puntos, las acciones de empresas argentinas en Wall Street cayeron hasta un 16% y la economía local quedó paralizada. La falta de un precio de referencia para el dólar llevó a empresas proveedoras de alimentos, combustibles y automóviles a suspender las ventas. Algunos bancos retrasaron el otorgamiento de créditos ya acordados y dejaron de vender dólares.

Etiquetas