Arte

¿Dónde ver a Goya en Aragón?

Mariano García 31/03/2016 a las 06:00


En Zaragoza capital es donde más obra de Goya puede verse de todo Aragón. El recorrido puede iniciarse en el Pilar, donde destacan dos grandes pinturas murales. En la bóveda del Coreto, que aún presenta las señales dejadas por una bomba de la guerra civil española, el de Fuendetodos representó en 1772 el tema de la 'Adoración del nombre de Dios'. Nueve años más tarde, el cuñado de Goya, Francisco Bayeu, recibió el encargo de continuar la decoración de los techos de la basílica. En la primera cúpula que le tocó pintar a Goya, éste debía plasmar el tema de una de las advocaciones del rosario, 'Regina martyrum' o 'Reina de los mártires'. El pintor aragonés decidió pintar a grandes trazos, innovando, y el resultado no gustó al Cabildo zaragozano, que impidió que siguiera trabajando en el templo. Recordando lo sucedido, Goya acuñó una frase famosa: “En pensando en Zaragoza y en pintura, me quemo vivo”.

Dos museos mantienen viva la llama de Goya en la ciudad. En el Museo Goya Colección Ibercaja se muestran, además de las cuatro grandes series de grabados que realizó el artista, 9 pinturas propiedad de la entidad financiera y otras 6 de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País. Entre ellas, algunas tan emblemáticas como un autorretrato o el retrato de Félix de Azara.

De visita obligada es también el Museo de Zaragoza, donde pueden contemplarse cuadros como 'Aníbal cruzando los Alpes' o los retratos de Carlos IV, María Luisa de Parma, el duque de San Carlos o el infante Luis María de Borbón y Vallabriga.

En el Museo Diocesano, por su parte, se guarda un retrato del arzobispo Joaquín Company, pintado por Goya en 1800.
Dos últimas pinceladas 'goyescas'. En Zaragoza se mantiene en pie una de las casas en las que habitó el pintor, en la plaza de San Miguel, 4; y el monumento al pintor en la plaza del Pilar integra el cenotafio que la ciudad de Burdeos regaló a la capital aragonesa.

También en la provincia de Zaragoza pueden visitarse varios hitos goyescos. En el barrio rural de Peñaflor destaca la Cartuja de Aula Dei, hoy gestionada por la orden Chemin Neuf. Goya se encargó de decorar sus muros en 1774 con una serie de pinturas en las que reflejó escenas de la vida de la Virgen. Las pinturas resultaron muy dañadas con las desamortizaciones del XIX, de tal modo que los hermanos Paul y Amédée Buffet tuvieron que rehacer por completo cuatro de ellas cuando las restauraron a principios del siglo XX.

En Fuendetodos se rinde homenaje permanente al pintor. Allí se conserva la casa familiar donde, según la tradición, nació. Y muy cerca se alza el Museo del Grabado, que desde 1989 expone una selección de sus grabados.

Algunas obras atribuidas tradicionalmente a Goya son objeto de controversia científica y hay especialistas que las adjudican al aragonés y otros no. Es el caso de las pinturas de los Padres de la Iglesia representadas en la ermita de Nuestra Señora de la Fuente en Muel, la iglesia de San Juan el Real de Calatayud o la iglesia parroquial de Remolinos.

En la Casa de la Cultura de Alagón se puede contemplar un fresco atribuido a Goya con el tema de la 'Exaltación del Nombre de Jesús'. Y, por último, en el palacio de Villahermosa de Pedrola se conserva un retrato de Ramón de Pignatelli.

El pintor zaragozano puede admirarse también, aunque solo con una pintura y algunos grabados, en Huesca, en cuyo Museo Provincial destaca el retrato de Antonio Veián y Monteagudo.




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual