Buda bol: la reinvención del plato combinado

Es tendencia gastronómica y en redes sociales: el cuenco que une sabor, aspecto y salud y que permite crear curiosas mezclas llenas de inspiración.

Una propuesta de buda bol en la clase de cocina de La Zarola.
TONI GALÁN

El buda bol (buddah bowl en inglés)es un fenómeno que ha surgido en las redes sociales, en especial Instagram. Un cuenco al que comparan como el sucesor del plato combinado, porque reúne los nutrientes necesarios (hidratos, proteína, grasas y fibra) pero perfeccionado en estética y sabor. "Podría resumirsecomo un festival armónico de ingredientes diferentes que no solemos comer juntos", considera Mercedes Rodríguez, licenciada en Gastronomía y Artes Culinarias y profesora en la escuela de cocina La Zarola, que ofrece cursos diarios para aficionados a la cocina.

No es una ensalada con carne, el buda bol va más allá, ya que añade salsas y elementos crujientes, "cuida al máximo las propiedades organolépticas de cada ingrediente, porque intenta dar un paso más allá de lo que estamos acostumbrados. Crea combinaciones de calor y frío, dulce y salado..., además de que la presentación es fundamental: se tiene en cuenta el color y la textura".

<div class="quote_box">Reúnen las propiedades alimenticias pero tienen muy en cuenta el aspecto estético. En realidad, comemos por los ojos</div>¿Qué ingredientes puede llevar un buda bol? No hay límites y, de hecho, se anima a probar todo tipo de combinaciones que puedan resultar apetecibles. En su clase de la semana pasada, Mercedes preparó tres propuestas, una de ellas basada en pimiento y berenjena asados y huevo escalfado, otra con base de cuscús y humus, y un tercer cuenco con el pescado como protagonista. "Este último es una especialidad dentro de los buda bols, se trata del poke bol. ‘Poke’ es una palabra hawaiana que significa ‘a trocitos’ y el conjunto sería una suerte de sushi desmenuzado, porque incluye el arroz, el pescado crudo y aliños de soja.

En diez minutos

Dice Mercedes Rodríguez que los cuencos han sido bautizados con el nombre de Buda "por la expresión feliz, el bienestar a través de la comida". Yla gastrónoma propone además convertir el buda bol en un ejemplo de cena para uno, una alternativa sana para solteros "que tampoco exige saber mucho de cocina, solo tener los ingredientes adecuados. En realidad, el proceso de preparación sule ser de unos cinco minutos para elaborar las bases y otros cinco para hacer la carne y pescado. Y si se tiene un poco de idea y se ha preparado previamente, ser pueden guardar en la nevera el arroz cocido, por ejemplo, o las berenjenas y los pimientos asados. No es necesario empezar de cero cada vez que queramos preparar un bol, se pueden tener algunas partes ya hechas".

El bol como recipiente está de moda, destaca la experta en gastronomía. No solo con esta reinvención del plato combinado, sino también con otras propuestas como el ‘ramen’, la típica sopa de fideos japonesa, que incluye un caldo muy característico y que puede servirse caliente o fría e incluir carne y pescado o ser vegetariana. Lo habitual en este caso es preparar el caldo por un lado y después servirlo con los fideos y pasar a añadir el resto de componentes.

<div class="quote_box">Si se cuenta con los ingredientes, algunos se pueden preparar en diez o quince minutos. No es un proceso muy elaborado</div>"Y también están los estofados, que se pueden preparar para que duren varios días", añade Mercedes Rodríguez. Entran aquí las llamadas ‘sopas’ (aunque para nuestra gastronomía son más bien estofados de carne)que proceden de los países eslavos. Sopas rusas o búlgaras que incluyen hasta 12 ingredientes y que nada tienen que ver con nuestros caldos. "Ycomo comemos con los ojos, se trata de alimentos que tienen mucho más colorido de lo que estamos acostumbrados, y a los que se les puede añadir incluso más detalles. De hecho, el aspecto estético se está convirtiendo en fundamental en muchos restaurantes", señala.

Para principiantes

Con los buda bols, todo depende de cuánto queremos complicarnos. Mercedes Rodríguez propone una opción sencilla que apenas lleva diez minutos, aunque sí requiere de ciertos ingredientes un poco especiales. Se trata de un bol que incluye fideos soba (que pueden sustituirse por espaguetis integrales), pimientos asados y berenjena asada salpimentados, rúcula y albahaca frescas, huevo escalfado, anacardos picados (sustituibles por otros frutos secos como la almendra). Para la salsa, ajo negro con aceite crudo.

Por ahora no hay mucha oferta de esta variedad gastronómica en Aragón. "En Madrid y Barcelona es un fenómeno también relativamente reciente, de hace apenas unos dos años. Ahora se ha puesto muy de moda el poke bol en todo el mundo, es una de las tendencias que más gustan". Y explica cuáles son los ingredientes para hacer este plato de inspiración hawaiana:arroz cocido, salmón, algas wakame con aceite de sésamo, un poco de aguacate, hojas crudas de espinacas y zanahoria rallada. Aún hay una tercera propuesta, vegetariana, con el cuscús como base y una ensalada de fruta de temporada, tomate cherry y cebolla, así como una vinagreta de aceite, limón y sirope de ágave. "Se pueden sustituir unos ingredientes por otro, no hace falta gastarse mucho. Lo importante es la imaginación".

Etiquetas