Cinco claves para comer más frutos secos

Incluirlos en la dieta es sencillo y muy beneficioso pero primero, hay que desterrar la creencia de que engordan y aprender a comerlos. 

Variedad de frutos secos.

Su versatilidad les convierte en el 'snack' perfecto para cualquier situación: a mitad de mañana en el trabajo, como acompañamiento a una bebida o en los platos del menú. Además, son indispensables en la dieta porque combaten el agotamiento y contienen muchos nutrientes. Los frutos secos tienen muchos beneficios y no es difícil ingerirlos, ya que existe mucha variedad. De cara al verano, mejora, junto al aceite de oliva y al pescado azul, la tolerancia a la exposición solar e, incluidos en la dieta mediterránea, adelgaza más que una baja en grasas.

Sin embargo, tienen fama de engordar y, por ello, su consumo se relega a momentos concretos. Para aprovechar todo su potencial y sus beneficios, incluirlo en nuestros menús diarios es sencillo. Solo hacen falta unas claves para aprender a comer más frutos secos más allá de picar entre horas o añadirlos al yogur y a la ensalada: 

- Ir al suplemento de gastronomía
Etiquetas