¿Dónde se pueden comer las mejores torrijas de Zaragoza?

Aunque la receta está al alcance de todos, no hay nada más satisfactorio que disfrutar de este postre tradicional en algunos de los mejores obradores de la capital aragonesa. 

Las torrijas que preparan en el obrador de Fantoba.

La Semana Santa de Zaragoza tiene un componente gastronómico que hace las delicias de cualquier paladar, sobre todo de los más lamineros, pues el tiempo de Cuaresma lo es también de torrijas. Una receta tradicional a base de pan, leche, canela y azúcar que, sin embargo, varía mucho según quién la prepare. 

¿Dónde se puede disfrutar de una buena torrija en Zaragoza?

  • Pastelería Nava. Ubicada en el barrio de San José, este obrador se pone manos a la masa cada Semana Santa para acercar a todos los locales y visitantes una torrija muy especial que preparan con masa de bollo para conseguir la textura jugosa que caracteriza al postre de esta pastelería. Su secreto, tal y como desvelan desde Nava, es "bañar el pan en leche con azúcar y cognac, hasta que esté totalmente empapado. Después hay que pasar las torrijas por huevo, freír y espolvorear con azúcar y canela", aseguran desde este obrador considerado por el portal gastronómico El Comidista el mejor de la ciudad para disfrutar de este postre de Cuaresma. 
  • Fantoba. Con más de 150 años de trayectoria, esta pastelería clásica del Casco Histórico de Zaragoza prepara estos días sus torrijas siguiendo una receta muy antigua que siempre les ha asegurado las ventas. "Nuestro secreto está en el pan, hecho con una masa muy similar a la del roscón", aseguran desde Fantoba, y añaden que "la masa para los torrijas se deja reposando toda la noche en una mezcla de leche fresca y natural, cáscaras de naranja y limón y canela en rama para que empapen bien y queden muy esponjosas pero sutiles, para que después de comerlas no haya empachos".
  • Tupinamba. Las torrijas de esta pastelería tradicional del Casco Histórico de Zaragoza tienen una clientela muy fiel, pues llevan ofreciendo esta preparación desde 1922 y son pocos los que se resisten a su receta artesana. "Utilizamos pan 'de verdad' y una mezcla de leche e ingredientes naturales para conseguir el sabor de las auténticas torrijas, que nada tienen que ver con las industriales", aseveran desde la pastelería. Durante esta época, suelen preparar diariamente 80 o 90 unidades para abastecer a todos los que quieren disdrutar de las torrijas en la tienda o por encargo.
  • Casa Lac. En pleno tubo zaragozano, este restaurante es un emblema de la gastronomía de la capital aragonesa, y en sus fogones se preparan unas torrijas caseras muy populares entre los amantes de esta preparación. "Nuestro chef Ricardo Gil lleva más de 30 años siguiendo esta receta, para la que utiliza un pan de 'brioche' artesano con muchísima miga empapado durante doce horas en una leche infusionada con dos de las mejores vainillas del mundo: la de Madagascar y la Bourbon", aseguran desde el restaurante. "Al tener tanta miga, se consigue que la torrija no sea nada aceitosa, y la servimos con helado de vainilla de Madagascar para aportar un punto diferente", añaden.
  • Café Levante. La receta de torrijas de este café del centro de Zaragoza es como la de su exitosa leche merengadada: "un secreto". "La preparación es la habitual, utilizando siempre buenas materias primas", aseguran desde Café Levante, y advierten de que "cuando la gente las prueba piensa que están rellenas de crema de lo esponjosas y suaves que son. Pero nada más lejos de la realidad", concluyen.
Ir al suplemento de gastronomía
Etiquetas