Acaba la temporada del sabroso cocido en Mesón Martín

La última convocatoria se regó con los vinos de Viña Pomal, bodega riojana de Grupo Codorníu.

Acaba la temporada del sabroso cocido en Mesón Martín
HA

En Mesón Martín, la temporada del cocido se festeja por todo lo alto. Hasta carteles que remedan los de las ferias taurinas se editan para anunciar las convocatorias, que se prolongan durante todo el invierno, los jueves que no coinciden con festivo o víspera, ni los de la temporada navideña. El pasado jueves salieron al comedor las últimas preparaciones de este año: el sabrosísimo plato de sopa de fideos, seguido de una generosa fuente individual en la que van todos los ingredientes a los que se les ha sacado el máximo partido en la olla: los garbanzos, la morcilla, el chorizo, el tocino y la carne, además de unos tallos de borraja que le dan colorido y un toque muy aragonés.


Las claves del éxito de este plato y de otras especialidades de la casa las tiene Mariví, la cocinera, quien las prepara con el mismo cariño y dedicación que hace casi 25 años, los que lleva abiertos el establecimiento. Cada jueves, el cocido se riega con un vino distinto, de alguna de las bodegas más presentes en la variada carta de la casa. El último maridaje corrió a cargo de Viña Pomal, bodega riojana perteneciente al Grupo Codorníu. Como cada semana, el público que abarrotaba el local se fue encantado y prolongó la sobremesa hasta bien entrada la tarde. Utilizando el argot taurino, el plato triunfó y obtuvo una gran ovación.


Quien quiera probarlo tendrá que esperar hasta el próximo noviembre, aunque eso sí, habrá que reservar con tiempo para no quedarse sin sitio en esta concurrida plaza.


Ir al suplemento de gastronomía.

Etiquetas