Menu lateral amp
Gastronomía

Hamburguesas: cuestión de gustos, sabores y texturas

Al condimentarla, influyen los gustos de cada consumidor, aunque se pueden dar algunos consejos generales.

A. T. Zaragoza Actualizada 24/02/2014 a las 10:12
Las hamburguesas de diferentes carnes y vegetales, como esta de Casa Matachin, se venden ya preparadas.


A la hora de elaborar una hamburguesa casera influyen mucho los gustos particulares de cada consumidor, pero sí se pueden dar algunos consejos muy generales. Por ejemplo, si se trata de una pieza de la vaca, que la carne no sea excesivamente magra, evitando lomos y solomillos. El carnicero Gonzalo Chueca recomienda utilizar la parte de la aguja. También es aconsejable que la pique el profesional y que solo dé una pasada, ya que si se dan más va a quedar demasiado pastosa.

Al condimentarla, de nuevo mandan los gustos. Los puristas que solo miran el recetario más tradicional dirán que lo mejor es que solo lleve la carne y un poco de sal y pimienta, mientras que los que buscan más sabores y texturas recurrirán a cebolla, perejil, ajo, tomillo o a encurtidos. Sobre la utilización o no de huevo batido, lo cierto es que la textura va a cambiar a la hora de cocinarla. Su uso va encaminado a integrar bien todos los ingredientes y que quede un poco más crujiente. También hay quien añade a la mezcla un chorrito de brandy o de otro licor o vino, que la suaviza y le da un toque de sabor muy original.

Una última recomendación para la preparación: cuando esté en el fuego, no hay que aplastar la hamburguesa con la espumadera, ya que lo único que se consigue es que se pierdan los jugos.

Volver al suplemento de gastronomía.
Etiquetas




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual