Menu lateral amp
Restaurante

Restaurante Kaplan, cocina sin prisas y cariño a la mesa

Con el paso del tiempo este restaurante ha evolucionado, pero el buen trato y la cocina casera que se estilan siguen igual. 

A. Toquero. Zaragoza 14/12/2013 a las 06:00
Antonio Grijalba y Cristina Ponce, junto a la barra del Kaplan. Almozara fotografía


Kaplan celebra 20 años de andadura, en los que ha evolucionado desde su condición de bocatería con una carta muy amplia a un restaurante donde poder degustar un menú muy interesante, un cocido completo los sábados, o disfrutar de las sugerencias que se le ocurren a la cocinera Cristina Ponce.

Su inquietud, precisamente, fue determinante para que Kaplan diese hace unos años el salto de la plancha a la cocina de toda la vida a ese trabajo lento en los fogones mimando las legumbres o preparando un buen estofado. Y ello se refleja cada día en el menú, que se ofrece de lunes a sábado (13 euros), donde siempre hay, fijos, una legumbre de remojo (lentejas castellana, alubias blancas con espinacas y jamón ibérico, garbanzos con sepia…), un hidrato de carbono (arroz, pasta o patatas) y una verdura fresca.

Entre los segundos, no suelen faltar carnes como la de ternasco de Aragón, ragú de ternera y pollo asado en el mismo obrador donde se hornea el pan, además de algún pescado fresco entre las mejores opciones que ofrece el mercado cada día. En cualquier caso, uno de los que más protagonismo tiene es el bacalao, generalmente preparado con verduras, encebollado o al ajoarriero, que con un golpe de horno y reposo está muy rico.


Buenas sensaciones

A la mesa del Kaplan lo que cuentan casi siempre son las sensaciones, y las que se perciben a través de estos platos son realmente buenas. Se nota que se le pone cariño y ganas al trabajo en cocina y ello se refleja en el recetario. Pero no solo. La relación es muy familiar. En este restaurante abundan los clientes con una larga trayectoria, que buscan la cercanía en la cocina y también en el trato; una tarea de la que se ocupa con maestría Antonio Grijalba en la sala. De ahí la idea, por ejemplo, de poner el cocido los sábados. De alguna forma en el Kaplan buscan que ese cliente que entre semana no tiene ni tiempo ni cuerpo para una propuesta así, pueda acceder a ella el sábado sin prisas y disfrutando de cada detalle.

En esta misma línea de adaptarse a las necesidades de la gente, desde hace unos meses se ofrece la posibilidad de pedir medio menú, eligiendo una de las recetas de los primeros y segundos platos, con el postre y la bebida, por 8 euros. Y de los postres, qué decir, tan clásicos y apetecibles como caseros: tarta de manzana y de queso, arroz con leche, mousse de chocolate, flan… También se puede pedir el menú para llevarlo a casa, sin bebida, por 10 euros.

Pero si el menú da de sí, qué decir de la carta de ensaladas, bocadillos, hamburguesas, sándwiches o tostadas. Pues que crece sin parar, manteniendo referencias clásicas como la tostada Kaplan, que sigue teniendo su tirón, incorporando hamburguesas de buey, ternera, mixta y artesana, o dándole cabida a los huevos rotos.

Especialmente interesante resulta, además, el apartado de sugerencias, donde los aficionados a los caracoles disfrutarán de los que se preparan en este restaurante, con su chistorra, jamón y pisto natural. Sin olvidar otra tipo de elaboraciones que cada vez están más en desuso como madejas y riñones, o el gusto que uno se puede dar probando una perdiz estofada. En fin, que versátil lo es y mucho.

Haga clic para ver otros restaurantes.
Etiquetas




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual